Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un avance en la lucha contra la lacra de los niños soldado

María Teresa Vaquero (Pamplona)
Redacción
jueves, 15 de febrero de 2007, 09:55 h (CET)
Thomas Lubanga, fundó la UPC – Unión de los Congoleños Patriotas - en el año 2000. La mayoría de los miembros de este partido pertenecen a la comunidad Hema, que considera a los Lendu, comunidad vecina, como enemigos. En septiembre del 2002 Lubanga fundó las Fuerzas Patrióticas para la liberación del Congo, ala militar de la UPC. Fue arrestado en febrero del 2006 por las autoridades del Congo tras el asesinato de 9 cascos azules de la ONU en Ituri y enviado a la Corte Penal Internacional el 16 de marzo del 2006.

Se ha considerado que Thomas Lubanga ha cometido crímenes de guerra al reclutar a niños y utilizarlos en combates entre septiembre del 2002 y el 13 de agosto del 2003.

Esta decisión ha sido bien acogida por el gobierno de la República Democrática del Congo.

Sin embargo no todo son noticias positivas; por un lado los testigos afirman haber sido amenazados por la UPC y por otro lado hay otras personas culpables que aún no han sido detenidas.

Pero debemos considerar este paso como muy importante ya que se sienta un precedente que abre la posibilidad de nuevos juicios a personas culpables de lo que debe ser y es considerado un crimen contra la humanidad.
La Convención sobre los Derechos del Niño prohíbe que sean reclutados niños menores de 15 años, pero diversas ONGs piden que se eleve esta edad hasta los 18 años.

Se calcula que hay unos 300.000 niños soldado en el mundo, y un 40% serían niñas, obligadas a realizar trabajos domésticos y a servir como objeto sexual. La cifra es escalofriante y en la reunión de París sólo se han tomado medidas escritas, nada urgente, como exigiría esta situación moralmente insostenible.
También tendríamos que pensar en la rehabilitación de esos niños una vez terminada su participación en las diversas guerras que salpican el mundo. Es difícil imaginar para ellos lo que podríamos llamar una vida normal, ya que su infancia y adolescencia les ha sido robada y los traumatismos físicos y los dolores psíquicos deben ser enormes.

Seguiremos con gran interés el desarrollo de este juicio y sus posibles consecuencias.

Noticias relacionadas

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris