Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Pasión y apología del terrorismo

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 15 de febrero de 2007, 09:55 h (CET)
Opinar sobre la juricidad o antijuridicidad de qué es el terrorismo -incluyendo el entramado de procesos judiciales y de constitucionalidad para trincar los territorios navarros y la escusa catalana-, en el proyecto de unión de fuerzas nacionalistas y socialistas -españolas hasta lo que se conoce- es materia gruesa de insignes personajes del candelero político y de las cátedras que surgen de estos poderes y sirven a la causa. Son por tanto estas ingentes declaraciones motivo de preocupación , por no decir mofa para niños antelogsianos o los de menor coeficiente intelectual que sí grabaron en su mente, la desvirtuación del mapa de España, sus provincias, sus ríos, cordilleras, picos y montañas, ganadería, agricultura y un largo etcétera limitado por el Cantábrico y los Pirineos, Portugal y el Mediterráneo.

Y el terrorismo campando como ariete en el corazón de la nación, también como troyano gubernamental en los soberanos nacionales que se resisten. El método es la indefinción del término, hasta el punto que por manifestarse en contra la estrella mediática del insulto, José Blanco, se querella por apología del terrorismo contra los que asistieron a la manifestación del Foro de Ermua (3-F) . Pasión tuvo al acusar a un minusválido de poliomelitis de ser falsa víctima y engañar, sin disculparse por tal violación de los derechos individuales del manifestante. Los otros, los auténticos terroristas bajo el paraguas de la permisividad del Gobierno, tienen sus derechos individuales y políticos intactos aunque esté demostrado que forma parte del entramado etarra (y sentenciado). El libro gordo de Pepete no dice nada de la apología manifestativa como medio para obtener el totalitario fin, sus lectores, de comparsa o colaboración. Pasión y apología del terror en el fraude de ley constitucional de la anexión navarra pasando por pisotear a las víctimas , al no existir libertad por las amenazas , chantaje, terrorismo callejero -ahora de encapuchados-, extorsión y un largo etcétera. Es allí que practicándose terrorismo y la apología del mismo, también por supuesto en el País Vasco, la Constitución tiene mecanismos para previamente anular determinados poderes autonómicos que hagan peligrar la unidad constitucional de la nación, para posteriormente derogar la anciana transitoria constitucional. Auténtico caparazón antijurídico que sintetiza las mesas, pactos y procesos que vuelan en las informaciones al uso. Las denuncias de apología son únicamente cortinas de humo expuestas por personajes de chiste, que muchos recordamos cuando no tenían poder gubernamental alguno.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris