Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Camino del infierno

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 13 de febrero de 2007, 10:45 h (CET)
Desde niños hemos asociado, por educación pasiva, que el infierno es un lugar donde las temperaturas son muy altas y donde el simple hecho de vivir es un sufrimiento continuo. Bien parece que el día de mañana nuestra tierra será un infierno si no frenamos las emisiones de CO2, eliminar el efecto invernadero y concebir energías renovables y no contaminantes.

Pasan los meses y la palabra más repetida en las televisiones, en las radios, en los periódicos es “cambio climático”. ¿Qué se nos avecina en los próximos años? si bien es verdad que hasta la fecha no estábamos cumpliendo con el deber de dejar a nuestros “descendientes” un planeta limpio y sin conflictos, un planeta solidario sin diferencias entre los humanos que lo habitan, el problema al que nos enfrentamos – el cambio climático – tiene mayor repercusión y mucho más difícil solución.

¿Qué clase de mundo estamos dejando a nuestros hijos? Difícil por no decir imposible se antoja ver un pantano al 60% de su capacidad, o lo caudalosos que eran algunos ríos de la península, que hoy en día se perfilan como pequeños hilos de agua. Todo esto sin contar las consecuencias indirectas que tienen en la vida social. Encarecimiento de los productos, falta de subsistencias en muchas familias, empleos no fructíferos de la noche a la mañana.

Recientes estudios – “Informe sobre Escenarios Climáticos para España” – nos avisan, a modo de pronostico muy fiable, de que la temperatura en la península ibérica aumentará entre 4 y 7 grados centígrados este siglo. La costa cantábrica, la costa mediterránea, la costa atlántica, nadie se salva del incremento de las temperaturas, teniendo especial atención, según este informe, a las regiones interiores y a la Comunidad Foral de Navarra, donde se registrarán las mayores subidas.

Estamos frente a un cambio importante en nuestras vidas y más concretamente en la forma de llevarlas. No podemos seguir permitiendo que países como EE.UU. con una industria tan potente, tenga vía libre en lo que a política medioambiental se refiere. Es preciso acordar entre los diferentes agentes internacionales la creación de un órgano capaz de mandar sobre los Estados en materia medioambiental, que sus decisiones sean vinculantes a todos los Estados, porque sino el día de mañana nuestros hijos terminarán viviendo en ese infierno llamado “la tierra”, donde recordarán la pasividad de muchas generaciones humanas que dejaron pasar los siglos sin detener lo que su peor acción puede significar, la destrucción de un modelo de vida.

No se si aún estamos a tiempo, pero creo que les debemos a nuestros hijos por lo menos el mero hecho de hacer el esfuerzo de luchar por buscarles un hueco en este mundo el día de mañana. Por nuestros hijos.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris