Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Que un enfermo, nunca se encuentre solo

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
lunes, 12 de febrero de 2007, 11:21 h (CET)
Lo que los hombres consideran, con mirada sólo humana, como un gran mal, con ojos de buenos cristianos puede ser un gran bien. En los momentos difíciles podemos encontrar con la ayuda de la gracia, que esa situación de debilidad es un gran camino para una sincera humildad, al sentirnos necesitados y en especial dependencia de Dios. La gran prueba de amor que podemos dar es aceptar la enfermedad. La enfermedad no es un obstáculo para practicar la fe, sino un estímulo para sentirnos queridos por Dios. En el Evangelio vemos en muchos pasajes como Jesús se enternece siempre del enfermo y los cura de sus enfermedades. Por eso, los cristianos tenemos que ser testigos de la ternura de Dios y demostrarlo de manera muy especial con los enfermos, que son los más pobres entre los pobres. Es tarea urgente imprimir un rostro más humano en la asistencia y cuidado de los enfermos. Dedicación generosa, encuentro caluroso, delicadeza tierna, presencia humilde y gratuita.

Yo he tenido varias experiencias de atender y cuidar a familiares enfermos, sobre todo con mi madre fueron diez años imposibilitada, por lo que dependía enteramente de mi ayuda. Durante ese tiempo descubrí lo importante y lo gratificante que es cuidar a un enfermo. Lo más bonito es ver la alegría de un enfermo que no esté solo.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris