Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Está claro

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 9 de febrero de 2007, 09:45 h (CET)
Creo que es estas alturas todos tenemos muy claro, así lo ha manifestado mucha gente, que el PP quiere ganar en los juzgados lo que no pudo ganar en las urnas.

Lo del magistrado Pérez Tremps, miembro del Tribunal Constitucional (TC), ha sido definitivo. Ahora resulta que después de recusarlo el PP por segunda vez, ya lo intento hace seis meses, los mismos compañeros de Tremps que en aquella primera ocasión rechazaron la recusación, ahora la han aprobado.

Ante este hecho, y como siempre, estamos asistiendo a un nuevo grotesco, desagradable y ridículo sainete protagonizado, como no, por Acebes y Zaplana anunciando que sería un escándalo el que Tremps dimitiera y que fuera sustituido por otro magistrado. Estos dos caraduras tienen la desfachatez de apelar a observar “las reglas del juego”, sus reglas y su juego, manifestando que “decisiones como las del alto tribunal se producen en todas las instancias judiciales por lo que no puede ofender a nadie”. Por lo visto no es ofensivo que los compañeros de Tremps pongan en duda la honestidad de éste a la hora de emitir un voto. A estos dos cínicos les importa un comino lo que pueda o no pueda ofender al magistrado recusado por sus compañeros todos ellos magistrados integrados en el TC a propuesta del PP. A estos dos hipócritas solo les preocupa el que Tremps pueda dimitir y que el Gobierno nombre otro que pueda estar por rechazar la impugnación del PP. Como es sabido, pero no está demás el recordarlo, muchos de las artículos del Estatut Catalá impugnados figuran en el Estatuto de Andalucía y el PP les ha dado su aprobación. Está claro que solo les interesa que el magistrado en cuestión se mantenga hasta que se resuelva lo de la impugnación ya que al haber sido recusado no puede intervenir en el debate y votación de los artículos refutados por el Partido Popular. Después les importa poco, nada, que lo sustituyan o no.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) está en funciones desde el 7 de noviembre y no es una sorpresa para nadie el que el PP, que tiene mayoría de miembros designados en el Consejo, no esté por la labor de proceder a los nuevos nombramientos y está bloqueando el proceso de cambio. Mayor claridad no es posible. El PP quiere tener mayoría en todos los ámbitos de la Justicia, lo tiene en el CGPJ, en Tribunal Supremo y en el Constitucional. Lo tiene todo muy bien atado para que lo que no puede imponer en los foros políticos lo pueda sancionar a través de “sus” jueces. Que los tiene.

Si en este país las cuestiones propias de la política las tienen que resolver los jueces y no los políticos, apaga y vamonos.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris