Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La camisa loca del maltratador

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
viernes, 9 de febrero de 2007, 22:29 h (CET)
A partir de 146 sentencias de asesinatos por violencia doméstica dictadas en 2001 y 2002 el CGPJ concluye que los maltratadores no son ni locos, ni drogadictos, ni alcohólicos. Sin ánimo de ser riguroso según las estadísticas del Instituto de la Mujer hasta agosto de 2006 durante 8 años, se contabilizan un total de 467 agresores con resultado de muerte, de los que 191 intentaron suicidarse y 109 lograron su propósito. Deducidos en asesinatos, intentos de suicidio y cometidos, arroja los siguientes datos: 2.005, 60 mujeres muertas, 28 intentos y 16 lograron suicidarse; 2.004, 72 muertas, 25 intentos y 9 consumados; 2.003, 70, 33, 13; 2.002, 54, 37, 16, ; 2.001, 50, 23, 10; 2.000, 63, 26, 12.

Hombre, decir esa afirmación a través de sentencias que no se sabe que aglutinan y que acuden a una serie de hechos para la condena, no nos explican nada de este alto porcentaje de suicidados. Con el más de 40% de intentos de suicidio sobre el número de asesinatos cometidos, tal vez se tendría una diferente conclusión sobre patología psicológica aunque fuera transitoria, que la que hace el Observatorio V.D. del CGPJ. Poco rigor científico resulta generalizar de carácter residual la circunstancias de alteración psíquica aceptadas por los tribunales del 13,52% (atenuantes, eximente completa o incompleta) cuando además las estadísticas arrojan un casi 25% de suicidados a los que la justicia poco les afecta en sus tumbas. Un cuarto de los homicidas no estarían muy bien en sus cabales para lograr su propósito de suicidio. Basando en eso y el 5,8 dictado con atenuante por consumo de bebidas alcohólicas o drogas, hace afirmar al CGPJ que "ello permite destruir algunos de los falsos mitos más generalizados y enraizados en la conciencia social este ámbito". Cantaba Camarón de la Isla aquello de que no estamos locos y sabemos lo que queremos, "a romperme la camisa" entonaba con voz rasgada. En esto de la violencia doméstica son muchas las camisas que se rompen por esta locura del desamor, que la realidad confirma mientras que la justicia tan solo extrae lo necesario para sus veredictos. Casi el 25% de suicidios y un 40% de intentos, dice mucho de la loca camisa del maltratador, donde la extracción de datos judiciales poco hablan de la psicología de los desafectos, celos, odios, venganzas, desamores derivados de las relaciones de pareja. Ese es el error de la ley que intenta y no consigue atajar esta lacra, pero como dice el dicho los datos estadísticos cantan. Esta vez por Camarón.

Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris