Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Saber perder con dignidad, una asignatura pendiente

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 9 de febrero de 2007, 10:47 h (CET)
Cuando el Lobo feroz acusa a Caperucita de querer comérselo nos da la sensación de que el cuento no discurre por los cauces debidos, ¿no les parece? Pues algo así está sucediendo en nuestro país cuando dos destacados miembros del PSOE: la vicepresidenta De la Vega y el ministro de la Opa y flamante President de Catalunya, señor Montilla, han saltado al ruedo político para intentar hacerle una faena de aliño al Miura que les ha salido del toril del TC. Naturalmente que, al no poder cargar directamente contra el Alto Tribunal (se comprometieron a aceptar sus resoluciones), no les queda más remedio que intentar ponerle las banderillas al picador, en este caso representado por el PP, que es su enemigo a batir. Habrán adivinado enseguida que me estoy refiriendo a la recusación de Pérez Tremps.

Centrémonos. El PP presenta ante el TC un recurso contra el Estatut catalán por considerarlo inconstitucional. Se admite a trámite y entonces, haciendo uso de sus derechos procesales el PP recusa a dos de los magistrados: a la señora Presidenta –porque su marido preparó, junto con Pérez Tremps, un informe para la Generalitat sobre la constitucionalidad de algunos artículos del Estatut – y al señor Pérez Tremps, por idéntico motivo. El Alto Tribunal rechaza, en un auto, la recusación de la señora Presidenta y el PP acató sin rechistar la decisión. Ahora, sin embargo, el mismo tribunal ha acordado, en otro auto, aceptar la de Pérez Tremps. Todo dentro de la legalidad, todo dentro de las normas de procedimiento. Ninguna objecíón.

Parece que, visto lo visto, lo lógico hubiera sido que el recusado se hubiera recusado a sí mismo; al menos hubiera resultado más elegante por su parte. También parece que los cinco magistrados que, con tanta fiereza, han defendido que el recusado se quedase, se han pasado de rosca, si nos atenemos a los argumentos irrefutables que se adujeron en el recurso. Pero todo esto es opinable, y cada cual actúa como le dicta su conciencia o sus intereses, pero dentro de la legalidad.

Lo que ya no es de recibo es que la señora De la Vega, en uno de sus habituales exabruptos, haya acusado al PP de “pervertir” el funcionamiento del Estado de Derecho y de poner en duda a las instituciones con fines partidistas. ¡Vivir para ver! Pero vamos a ver, señora Vicepresidenta, ¿cómo puede usted decir algo semejante?, ¿utilizar el derecho a recurrir el Estatut, es pervertir el funcionamiento del Estado de Derecho? Pero, señora mía, ¿sabe usted de verdad lo que es un Estado de Derecho? Pues precisamente es un estado donde se pueden ejercer los derechos y buscar su amparo en los tribunales de justicia. No dudo de que usted sepa de leyes pero, sí dudo de que se crea lo que usted misma dice. “Fines partidistas”; bueno, hasta da risa oírselo decir. Vamos a enumerar algunas de las irregularidades que ustedes han cometido con fines partidistas, comenzando por la concesión del Estatut a los catalanes; saltarse a la torera la Ley de Partidos y los “papelitos” ( según su propia versión) del Pacto por las Libertades para negociar conETA excluyendo al PP; propiciando, contra lo dispuesto por los tribunales, que De Juana Chaos pudiera recibir la visita del Times, para concederles una entrevista y hacer apología del terrorismo ¿Quién autorizó esta entrevista, señora Vicepresidenta?; reunirse con los etarras después del atentado de Barajas, a pesar de que el Presidente anunció: primero la suspensión y después la ruptura definitiva; el famoso pacto del Tinell, ¿tenía fines partidistas o no?; las intrucciones al Fiscal General para que no se opusiera a la libertad de De Juana Chaos; las presiones a los jueces estrellas en el caso de los peritos falsamente imputados ¿no es esto partidista? O es que se cree, la señora Vicepresidenta, que nos vamos a creer que ustedes no han hecho lo que han podido para evitar la recusación del señor Pérez Tremps ¡por favor que llevamos muchos años viviendo, demasiados quizá, para que pretendan que nos traguemos estos sapos! Ustedes han intrentado influir en el Tribunal como el que más, sólo que, en esta ocasión, han fracasado y no saben como digerir el traspiés. Ahora veremos lo que se deciden a hacer; porque ya se rumorea que Pérez Tremp piensa dimitir para que ustede puedan colocar un nuevo comodín. No creo que esto se pueda considerar partidista, más bien se trata de un inmenso fraude a la ciudadanía… pero si lo hacen (el señor López Aguilar ha negado que esa sea su intención) no les arriendo la ganancia, hay un largo y tortuoso camino procesal hasta llegar al tribunal de Estrasburgo y allí, señora De la Vega, no valen las triquiñuelas del gobierno de Zapatero.

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris