Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

De acólitos clientelistas, tractores y leyes contra la igualdad y la libertad

Raúl Tristán

viernes, 9 de febrero de 2007, 10:47 h (CET)
Una de las últimas ocurrencias de nuestro intervencionista Gobierno es la de que los ciudadanos afiliados a partidos políticos puedan gozar de deducciones fiscales por el mero hecho de serlo. Vamos, que sale más a cuenta ser afiliado a un partido y pagar su cuota que dar ese dinero a un mendigo para que se compre un bocata.

Pues nada señores, ¡todos a afiliarse, todo el mundo a retratarse ante Hacienda para deducirse unos eurillos, y de ese modo Papá Estado sabrá de qué pie cojea cada españolito!

Ya veo al PSOE y a los partidos nacionalistas creando la figura extraoficial del Inspector de Hacienda Clasificador de Cidadanos: ¡uy, pero si el José está afiliado al PP!, ¡Anda que el Carlitos está chalado, mira que apuntarse al carro de IU!¡Idealista el pobre!

Otro dato privado más que andará circulando por esos mundos de Dios, a disposición de los desaprensivos que quieran ejercer de Policía Política...

Aparte de que no veo por qué la cuota de afiliación a un partido debe ser deducible, cuando no estamos hablando de un acto (la afiliación política) que beneficie al bien común...
Eso sí, los partidos generan una cantidad enorme de deudores, de acólitos clientelistas que se lo deben todo a sus mentores políticos.

Más importante de sacar adelante es que se acaben para siempre las donaciones anónimas a los partidos, aunque lo ideal sería también que las empresas como tales no pudieran donar jamás dinero alguno a un partido. Es decir, que toda donación a un partido debería ser individual, personal y no empresarial. Y sobre todo pública y manifiesta, para que los ciudadanos sepamos si las prebendas que obtiene éste o aquel son justas o debidas a sus "pagos".

En otro orden de cosas, es de risa patética la pretensión del Gobierno de renovar el parque de tractores de este país con una ayuda (¡cómo no!) estatal, uando resulta que lo que deberíamos cambiar en primer lugar es la esencia agrícola que todavía subsiste: el sector primario no tiene razón de ser en muchas regiones de España, ante la competencia que suponen otros países en una economía globalizada. Sorprende la excesiva cantidad de personas de edad avanzada, incluso jubilados, que pasean sus tractores por nuestras calles. Necesitamos un plan renove, sí, pero del concepto de los sectores productivos que se deben mantener y potenciar y cuáles deben ir a menos.
Pero la risa floja entra al saber que si el tractor tiene propietario, la ayuda es de tantos euros, pero si es propietaria... entonces a ese X le sumamos 10 euros más por CV. Eso es lo que el PSOE entiende por igualdad ante la Ley. La discriminación positiva de unas es la discriminación negativa de otros.

Para terminar, una reflexión sobre lo que RSF opina al respecto de los organismos de control de lo audiovisual en nuestro país (los CAC y similares):

"La aprobación en el Parlamento Catalán de una Ley del Audiovisual, algunas de cuyas disposiciones resultan peligrosas para la libertad de prensa, vino a recordar que la vigilancia frente a los atentados a la libertad de expresión debe ejercerse sin excepción.El 29 de diciembre de 2005 el Parlamento Catalán aprobó la Ley del Audiovisual, que permite regular el contenido de los medios de comunicación y confiere al Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC), siguiendo el modelo de sus homólogos de Navarra y Andalucía, poderes sancionadores abusivos tan amplios como los de una autoridad judicial. Varios artículos establecen la posibilidad de imponer fuertes multas (de 90.000 a 300.000 euros), así como de retirar licencias, lo que de facto equivale al cierre del medio en cuestión. Además, el texto estipula que los medios de comunicación tienen que respetar el “principio de veracidad de la información, resultante de la verificación de los hechos” y no pueden “obstaculizar la actividad de vigilancia del gobierno”. Estas restrictivas disposiciones en materia de libertad de expresión entran en contradicción con la legislación europea, mucho más liberal en la materia."

Lo dicho, la política socialista consiste en general en: intervencionismo estatal ad nauseam (en todos los ámbitos de la vida de empresas y ciudadanos); en subvenciones a los amigos de la cultureta nacional (los progres de salón, los nuevos señoritos) (ver cómo anda el patio de los cantachuflas, los escribeloasasusamos o la mayor parte del ridicinespañol); en invención de leyes de desigualdad e injusticia social (mujeres, vivienda, tractores, etc..); y en subidas de impuestos y cánones por doquier y sin conocimiento.

Vamos, que España va bien, caminando hacia el precipicio (como cuando el señor X), pero alguno no pierde la sonrisa. Hace tiempo que perdió la vergüenza.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris