Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Neomarxismo en la ideología de género

Jesús Martínez (Gerona)
Redacción
jueves, 8 de febrero de 2007, 19:42 h (CET)
Los que se autodenominan progresistas, pero que son decimonónicos y nada modernos, utilizan la palabra género con significado distinto al que le damos en Biología y en Lengua. Con esa palabra intentan organizar la vida de la reproducción humana, interviniéndola. Hablan de género para referirse a la lucha entre los sexos, entre el hombre y la mujer. La ideología proviene de Carlos Marx, que consideraba la diferencia sexual como un antagonismo a combatir y no como complementariedad enriquecedora. La lucha de clases les resultó un fracaso rotundo, y ahora se lanzan a la lucha de género. Las feministas radicales se lamentan de que la revolución marxista no comenzara por aquí.

La ideología de género persigue liquidar a la familia que llaman “tradicional”, sin darse cuenta de que es la auténtica, la única. No hay familia tradicional sino familia, y punto. Pretenden acabar con la condición natural del ser humano en su doble manifestación de hombre y mujer, y ven en la maternidad, la supeditación de la hembra al varón. Eso ni es obvio ni científico, sino ideológico, es decir, un prejuicio, una ceguera.

La ideología de género busca la superación del actual modelo de sociedad al considerar las diferencias sexuales como puras categorías culturales y, por tanto, opcionales y elegibles; tanto da ser hombre como mujer; homosexual que bisexual o transexual. Para ellos, todo es lo mismo y mudable.

La propuesta de los expertos de la Fundación CIVES y de la Universidad Carlos III en la asignatura Educación para la Ciudadanía (se impartirá en Primaria, ESO y Bachillerato), tiene mucho de neomarxismo, de ideología de género, de este aspecto del marxismo que se soslayó en la Rusia soviética por no ser práctico y sí dañino para la demografía, tan necesaria. Ahora quieren hacer el ensayo en España, y toman como cobayas a nuestros niños y adolescentes. El marxismo clásico, centrado en la esfera productiva de bienes, creó el famoso muro de Berlín. El neomarxismo, centrado en la esfera reproductiva, ¿construirá otro muro? ¿De qué material van a hacerlo?

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris