Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Vida y milagros de un inversor de Afinsa

José Manuel Marcos
Redacción
jueves, 8 de febrero de 2007, 19:42 h (CET)
Nadie duda ha estas alturas de la democracia que el estado de derecho funcione, es más, funciona casi exactamente como quería el que lo diseño.

Qué trabajador o persona no adinerada duda de que el estado de derecho funcione, aunque piensa que funcione mal.

Esta clase de gente, naturalmente tiene opiniones pobres, con recursos pobres, con lo cual deducimos que es pobre la influencia que pueda llegar a tener su opinión.

Piensa que funciona mal por cualquier cosa. Digamos, tiene que hacer una reclamación porque un embaucador le estafó cierta cifra de dinero o su casa, quizás sus ahorros, primero un procurador que pagar, un abogado y tiempo mucho tiempo; ahora bien, como el estado de derecho le protege, depende con quién se meta (es decir, quién sea el estafador) le puede proteger un año, dos o 25, ya que retrasará el juicio todo lo indecible, naturalmente ¡para que no se encuentre con el malhechor!, mientras podrá perder su casa o su vida, pero protegido queda.

Supongamos que se reúne con otro pobrete, y con otro y montan una asociación y protestan ante la audiencia o contra la sede de un partido o contra la gobernación – gobierno, “no problema paisa”, se les envía los antidisturbios para informarles y se acalla a ciertos sectores de los informativos para que el malhechor no sepa donde está, para protegerle como es debido, y se queja el tío.

Y un día coge y prende fuego a unas ruedas, cierra la autopista en hora punta y forma pequeños caos, dejan de protegerle y consigue que estafador huya dejando lo que le robo. “¡Jopé! Si lo se lo hago antes”, vaya con este tío tan insolidario. Que no hubiera invertido, que hubiera guardado el dinero en la baldosa. ¡Que no se puede ser tan listo!, ¡que dinero sólo ganan unos pocos, y basta!

Pero dejo preparada el estado de derecho aquello que el pez grande se come al chico, aún cuando el chico está empezando a ser grande y antes de que crezca se lo come.

Noticias relacionadas

Chomsky y el sueño americano

Chomsky es uno de los grandes filósofos en activo con análisis muy precisos sobre la realidad económica y social

La sombra de la corrupción

Todos sabemos que muchos interinos entraron de forma digital y llevan años trabajando en la administración

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris