Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Incluso un reloj nos puede hacer pensar...

María Teresa Vaquero
Redacción
jueves, 8 de febrero de 2007, 19:42 h (CET)
Paseaba el otro día sin rumbo fijo cuando descubrí en un escaparate un reloj precioso. La marca era exclusiva, pero aún así entré a preguntar el precio. ¿Qué me impulsó a realizar tamaño despropósito? Quizá alcanzar por un momento lo inalcanzable… no lo sé.

Resultó que aquél encantador reloj valía mil euros, y al invitarme la vendedora a ponérmelo, casi salgo despavorida.

Al volver a casa pensé en la cantidad de personas que viven en el mundo con menos de un euro por día, y decidí que era vergonzoso que un reloj así pudiera dar de comer a mil personas, al menos por un día.

Ahora que llegan las rebajas y la fiebre del consumo se apodera de nosotros, deberíamos pensar un poco acerca de las desigualdades de nuestro pequeño mundo.

Hace pocos días, un amigo me explicaba con dolor que tenía que decidir entre dos proyectos a realizar en África, ya que sólo disponía de financiación para uno de ellos. Se sentía muy mal, ya que conocía in situ los proyectos, y lo que es más terrible, a sus gentes, y no veía la forma de explicar que sólo había financiación para unos y no para todos.

Decía que era un ejercicio de humildad, pero yo me sentí muy mal; pensé que en el mundo llamado desarrollado, disponemos del dinero con ligereza y frivolidad, sin darnos cuenta de que para otros se trata de sobrevivir, y nada más que eso.

Por todo ello, llamo a un consumo responsable, sin adeudarnos -hay quien pide crédito para las Navidades o las vacaciones - haciendo ver a nuestros hijos sobre todo, la importancia de compartir.

Tampoco se trata de dar unos euros a una de las ONGs que se nos presentan y quedarse así tranquilos; se trataría más bien de un compromiso continuo y responsable.

Ya ven lo que puede dar de sí un reloj de marca expuesto en una vitrina.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?

Víctimas sin voz

Nos merecemos otros cuidados y otros líderes

Tempus fugit a toda leche

En la época del “tuit”, todo es breve y rápido

¿Concertinas o más policías y guardias civiles heridos, señor Marlaska?

No estamos convencidos de que un juez considerado “progresista” sea lo que mejor conviene a España como ministro de Interior
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris