Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Akelarre   -   Sección:   Opinión

Triste bandera

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
martes, 6 de febrero de 2007, 21:51 h (CET)
Nunca me ha gustado la actual bandera de España. Lo siento, pero no me gusta nada. Estéticamente me parece fea, y sentimentalmente me encuentro mucho más próximo de la tricolor, la de la República. De todas formas, ése ha sido siempre un sentimiento interno, que tampoco me he esforzado en airear. Entre otras razones porque sé que yo no puedo cambiar el mundo, y que como español, y demócrata, no me queda más remedio que reconocer y aceptar la roja y gualda, porque así se recoge en la Constitución.

Pero me he ido alejando cada vez más de ella (de la bandera) desde que el PP le cogió ese gusto enfermizo a desfilar por las calles de Madrid con sotanas, abrigos de visón, y el propio estandarte patrio. No me molesta que se pinten la cara de rojo y amarillo, porque están en su derecho de hacer lo que les dé la gana. Lo que no puedo soportar es la utilización que realizan de los símbolos nacionales. No los sacan a pasear, sino que se apropian de ellos. La bandera es de ellos, y de nadie más. Y el himno también.

Y ya en plena orgía patriótica, dan un paso más, se adentran en las movedizas arenas “dieciochojuliescas”, y aceptan en sus manifestaciones a no pocas insignias franquistas, fascistas, o como las queramos llamar. Sacan a pasear el águila porque son excluyentes.

Y es entonces cuando no puedo más, cuando tengo que gritar a los cuatro vientos que ésa no es mi bandera. ¡Qué se la queden, y qué la disfruten!

Me parece muy triste que cuando la ondean se pueda palpar el odio en el ambiente. Mueven la bandera, e insultan despiadadamente al presidente del Gobierno. Ellos, que dicen ser la esencia del pueblo español, todavía no han digerido que es precisamente el pueblo español, el responsable de que Zapatero esté ahora mismo en el Palacio de la Moncloa.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris