Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Presos de la libertad  

Manifestaciones absurdas

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
martes, 6 de febrero de 2007, 21:51 h (CET)
Esta semana he recibido diez veces el mismo correo electrónico sobre la huelga de los móviles. El fenómeno del ‘pásalo’ se ha dirigido, esta vez, contra las compañías telefónicas ante el inmediato aumento de sus tarifas.

Así pues, hoy es el día de los móviles caídos. La semana pasada fue el famoso apagón por el cambio climático, que consistía en desconectar todos los aparatos eléctricos durante cinco minutos a favor del medio ambiente. De vez en cuando se hacen tímidas ‘sentadas’ contra los precios de las viviendas y la dichosa burbuja inmobiliaria, que con los años que lleva ya va camino de convertirse más bien en una arruga.

Yo todavía estoy esperando que se organicen manifestaciones masivas para temas verdaderamente importantes, pero no suelen movilizarse con demasiada insistencia. Lo del cambio climático es preocupante, cierto, pero de nada sirve apagar las luces cinco minutos si a partir del sexto seguimos plastificándonos el pelo con laca o contaminamos las ciudades a diario. También me parece excesivo, y bastante difícil de creer, que la sociedad esté preparada para pasar un día entero sin encender el móvil. ¿Qué será de los que lo utilizan como herramienta de trabajo? ¿Y los alumnos de la ESO, prestarán atención por un día al profesor? ¿Acaso harán huelga los que se gastan el dinero enviando SMS a programas de televisión?

Lo cierto es que España sigue siendo un país de pandereta y, con tal de no trabajar o combatir el aburrimiento, nos quejamos por cualquier tontería. ¿Dónde están las manifestaciones contra el problema del trabajo; la temporalidad, los despidos improcedentes y los contratos basura? Al fin y al cabo es lo que nos llena el bolsillo cada mes. Quizás sea más inteligente quejarse por lo que otros nos dejan de pagar y no por lo que nosotros, de propia voluntad, nos gastamos cada mes.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris