Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Crece el atractivo inversionista de Rusia

Nina Kulikova
Redacción
martes, 6 de febrero de 2007, 21:51 h (CET)
En 2006 las inversiones extranjeras directas en la economía rusa incrementaron casi el doble, habiendo alcanzado $28,4 mil millones frente a los $14,6 mil millones registrados en 2005, según datos que incluye el informe de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). Rusia ha llegado a ser el mayor receptor de inversiones extranjeras en Sudoeste de Europa y en los países de la CEI.

La geografía de las inversiones extranjeras va cambiando. El jefe del departamento de expertos en la Presidencia de Rusia, Arkadi Dvorkovich, comenta que el flujo financiero procede no sólo de los centros offshore de donde regresan los capitales sacados del país –tal como ha sido antes–, sino que ahora crecen precisamente las inversiones reales.

En efecto, el clima inversionista en Rusia continúa mejorando los últimos años. Los principales factores del atractivo inversionista del país son los altos ritmos de crecimiento económico, el boom del consumo y el enorme potencial del mercado interno. La tasa de crecimiento del PIB de Rusia registra durante años un promedio anual del 6%. El crecimiento de la economía rusa en 2006 había alcanzado un 6,9% frente al 6,4% del año anterior.

La situación financiera de Rusia se sigue fortaleciendo. Se debe principalmente a las considerables reservas acumuladas en el Fondo de Estabilización donde van a parar los 'excesos' de los ingresos que aportan las exportaciones energéticas rusas. El año pasado ese fondo creció en más del doble y para el 1º de enero de 2007 acumulaba más de $90 mil millones. Tampoco dejan de crecer las reservas en oro y divisas cuyo monto había alcanzado $303,7 mil millones en 2006 (66,7% de crecimiento). Es otro de los mecanismos que protegen la economía nacional de las conmociones exteriores. Todo indica que hay equilibrio macroeconómico y que Rusia es un Estado solvente capaz de garantizar la estabilidad de la divisa nacional.

Continúa creciendo la capitalización del mercado de valores en Rusia, que hacia el fin de 2006 superó un billón de dólares. En 2006 el índice RTS (indicador principal del desarrollo del mercado nacional de valores) había incrementado un 65% llegando a ser uno de los más altos en el mundo.

La mejora del clima inversionista asimismo se debe a la política financiera de Moscú. En primer término se trata del pago de la deuda pendiente rusa al Club de París ($21,3 mil millones) y la eliminación de las últimas restricciones a las operaciones con divisas en el país, en 2006. Además, la conclusión de todas las negociaciones bilaterales sobre el ingreso de Rusia en la Organización Mundial del Comercio (OMC) –en noviembre pasado– es un incentivo adicional para los inversores extranjeros. Como resultado, las mayores agencias calificadoras de riesgos Fitch y Standard and Poor's han colocado el rating soberano de Rusia a un solo paso de la categoría A, que indica la más alta capacidad crediticia.

Entre las ventajas que tiene Rusia suelen mencionar el elevado número de especialistas y de mano de obra altamente calificada, así como los bajos costes de producción y el precio módico de los recursos energéticos.

Al mismo tiempo, sobran los problemas con que tropiezan los inversores extranjeros en Rusia. Las dificultades tienen que ver, antes que nada, con las peculiaridades del sistema jurídico ruso y la realización de las normas legales en la práctica administrativa. Según una encuesta del Ministerio ruso de Desarrollo Económico y Comercio, los inversores extranjeros se habían quejado en 2006 sobre todo de los procedimientos burocráticos y las barreras administrativas, y en segundo lugar, de la corrupción. También habían reprochado la baja calidad de la gestión corporativa y la escasa transparencia del sistema judicial.

En cuanto a los líderes en la captación de las inversiones extranjeras hacia la economía rusa, siguen siendo los sectores energético y siderúrgico. También van sobresaliendo las ramas procesadoras, el comercio mayorista y minorista, transporte, comunicaciones y las transacciones de bienes inmuebles.

Las autoridades rusas destacan la necesidad de diversificar la economía y para ello amplían la cantidad de los instrumentos inversionistas y diseñan nuevos mecanismos para captar inversiones, tales como fondos de inversiones, asociación estatal-privada, zonas económicas especiales y parques tecnológicos. Son mecanismos capaces de atraer a los inversores extranjeros a las áreas como transporte y alta tecnología.

____________________

Nina Kulikova, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga

El cuidado de la casa común

J. Domingo, Girona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris