Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Una resaca indigesta

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 6 de febrero de 2007, 21:51 h (CET)
Es evidente que la manifestación del pasado dia 3 ha levantado ampollas en medios gubernamentales y, en general, en el partido socialista, que ha podido constatar como el Foro de Ermua, con un socialista como Presidente, ha reunido a su alrededor una multitud de un millón y medio de ciudadanos que han dejado patente su rechazo a un diálogo con la ETA. La reacción de los medios de comunicación pro-gubernamentales, pretendiendo restar importancia al evento, ha sido baldía, porque es imposible obviar el peso específico de una protesta ciudadana de tal magnitud.

En cualquier caso han hecho lo que han podido, debo reconocerlo; desde intentar desprestigiar a los familiares de las víctimas negándoles el derecho a hablar en nombre de sus muertos, hasta tachar a los manifestantes de miembros de la derechona opulenta, la de los abrigos de visón. ¡Qué poco al día están esos muchachos de la prensa! Pero, si hoy en día los que van en coches de lujo y llevan estas prendas carísimas son los que renegaron del socialismo y los que los apoyan, como cierto magnate de la prensa que es quien dirige el cotarro del señor Zapatero.

En definitiva, que para las huestes socialistas es una provocación que la derecha utilice sus medios de protesta que, por lo visto, los deben de tener patentados desde que se los trajeron de la Rusia bolchevique. Las manifestaciones de los energúmenos delante de la sede del PP, las de la UGT y CCOO en defensa del gobierno, éstas sí valen porque son de izquierdas, pero ¡cuidado!, todo intento de oponerse a la negociación con los etarras, a someterse a su yugo o a meterse con sus protegidos de la Kale Borroca es inadmisible y debe desautorizarse; para lo cual, si es necesario que el Delegado del Gobierno en Madrid se muestre como un analfabeto, que no sabe contar o que cuente distinto según los manifestantes sean en apoyo del gobierno ( en cuyo caso deben ser todos muy delgados porque caben muchos en metro cuadrado) o en contra de él (aquí ocurre lo contrario: todos son obesos y caben uno o dos como máximo en el dichoso metro); pues ¡qué le vamos a hacer: qué lo sea! El PP, los del foro de Ermua y la AVT, que se callen, no sea que el señor Zapatero se moleste o le coja una alferecía.

Es curioso, pero fíjense ustedes: todos le piden al señor Rajoy que rectifique, que se sume a las tesis del Gobierno; que no haga una oposición tan dura; que no sea tan intransigente; pero, vean por donde, a nadie se le ocurre pedir que haga lo mismo el señor Zapatero, que se olvidó del Pacto por las Libertades y que no tuvo empacho alguno en saltarse a la torera la Ley de Partidos sin que, entre sus compañeros de fatigas, haya ni uno solo que se lo recuerde y le pida que, a su vez, ceda, escuche los argumentos de sus adversarios políticos y entre en razón. ¡Antes muerta que sencilla! Como díría la chiquilla de Eurovisión. Él, erre que erre, emperrado en su tarea de barrenar España.

Mientras, los etarras se la juegan cada día. Vean el espectáculo teatral de los chavales de Jarrai, Haika y Segi que, después de traer loca a la Ertzaintza en su busca, de pronto se presentan dieciocho de ellos en el Arenal de Bilbao, en un acto prohibido expresamente por la Audiencia Nacional, para mofarse a las claras del Tribunal Supremo, de la legalidad y del cuerpo de policía. ¡Verdaderamente lamentable! Quinientas personas reunidas ilegalmente, ¿quién les permitió que se reunieran? Da lo mismo, por lo visto son intocables. Se pudiera pensar que los cachorros de ETA se entregaron previa una negociación para que se les permitiera la mise en escène en olor de multitudes, ¡vayan usted a saber! De este Gobierno nos lo podemos esperar todo, hasta que se saque un nuevo plan para justificarse ante los ciudadanos en un último intento de arrastrar al PP a su terreno; y es que, aunque se nieguen a reconocerlo, la manifestación ha hecho pupa, pupa grande, como diría un pequeñajo que se ha pinchado un dedo. Por una parte pasa el tiempo y no consigue cerrar el pacto con ETA, por otra sus perspectivas electorales no están muy claras y pueden empeorar. Se la ha jugado al órdago con el PNV (que también tiene sus propios problemas) y, si no les sale la jugada, puede que se queden colgados de la brocha ante los ciudadanos, incluso ante su propia parroquia. Estoy convencido de que son muchos los socialistas sensatos que deben estar espantados ante las insensateces de Zapatero y, la prueba de ello está en que, en la manifestación del día 3, había una nutrida representación de ellos encabezados por Rosa Diez.

Nos esperan días de expectación con la perspectiva de un posible indulto para De Juana Chaos (no se extrañen de ello) y la digestión de los efectos del 3 de febrero. Esperemos a ver, como dicen los ingleses.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris