Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Mentira pública y manifestantes

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
lunes, 5 de febrero de 2007, 22:04 h (CET)
Ya dura demasiado y nadie le pone remedio. ¿Cuántos asistentes había en esta o en la otra manifestación? Las cifras que se publican son escandalosamente contradictorias. Tanto las que se dan desde organizaciones privadas, como desde las públicas y gubernamentales. Cuando se dan -¡en tantas ocasiones!- cifras desorbitadas por una parte e ínfimas por otra, no cabe duda de que alguien o todos mienten. Las diferencias, que a veces sobrepasan el millón de manifestantes, como acaba de ocurrir con la última celebrada en Madrid, no son un fallo de cálculo, ni una simple manipulación de mala fe, sino una auténtica mentira pública para engañara la opinión.

Y esto no solo es intolerable, sino que, como denuncié tantas veces, como, per ejemplo, con ocasión de manestaciones a favor o en contra del Estatut de Cataluña, de la llegada de Tarradellas, a favor o en contra de Ibarreche o de Jordi Pujol, debe ser castigado, duramente penalizado. Mentir tan descaradamente, quien sea el que lo haga, va contra la verdad, contra la buena fe de la gente, contra la salud de la opinión pública y contra las mismas organizaciones, partidos políticos, organismos públicos -municipales, autonómicos o estatales- que propagan estas mentiras. No es lícito decir que en una manifestación, como la última, por ejemplo, han asistido unas 181.000 personas, que un millón y medio. Aquí no hay excusas que valgan. Los métodos e instrumentos de cálculo pueden ser imperfectos y cometer errores, pero no decir mentiras de ese calibre, que se repiten con tanta frecuencia. Y hay organismos especializados en este tipo de cálculos. Esto no puede quedar impune. Los medios de comunicación, los defensores del pueblo y las propias fiscalías debieran denunciarlo y tomar cartas en el asunto. No es lo mismo mentir privadamente que hacerlo públicamente para confundir y engañar a todo un país. No se puede instaurar la democracia de la mentira pública.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris