Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Se reían

Pascual Mogica
Pascual Mogica
lunes, 5 de febrero de 2007, 22:01 h (CET)
Ciento ochenta y un mil doscientos un “patriotas”, cifra muy cercana a las que solían manifestarse ante su “Caudillo” en la Plaza de Oriente, se manifestaron en Madrid el pasado día tres para gritar contra el Gobierno e insultar a su presidente José Luís Rodríguez Zapatero, como ya viene siendo habitual. Los terroristas salieron muy bien parados. Nadie de los que participaron en la manifestación se acordó ni de ellos ni de sus víctimas.

Allí estaban todos, y además riéndose no se porque se reían pero lo intuyo. Estaba Aznar, estaba Rajoy, estaba el “niño bueno” Gallardón, ese que nunca ha roto un plato, que le cae bien a todo el mundo pero que no tiene inconveniente alguno en sumarse a una manifestación convocada por la extrema derecha, estaba el vendedor de crecepelos, por cierto que bochorno pasé cuando en la “tele” le “enfocaron” ¡que imagen, Dios mío! Un impresentable, claro que el que lleva la gente a las manifestaciones no es él sino el PP, ya lo dijo Rajoy, aunque el que se dedica a “cuidarle” el cabello a la gente esté convencido de su capacidad de “arrastre”. Pobre diablo.

Banderas de España a punta pala y colofón final con el himno nacional. Si señor, unos verdaderos patriotas. Aquello parecía el 18 de julio de 1936. Solo faltaba el innombrable. Las ganas de llegar al poder por la tremenda, si es necesario, estaban reflejadas en todos y cada uno de los rostros de los participantes en la manifestación.

Es que era la “manifestación buena” según Losantos. La otra la mala, la de los obispos, la que han criticado desde la derecha, los “cristianos”, y a la que asistieron los “rojos descreídos”, los socialistas vascos, y que ha provocado las críticas de la Fundación Gregorio Ordoñez que ha manifestado que los obispos vascos están “más cerca de ETA que de las víctimas”. Por cierto esta fundación, donde la memoria no debe imperar, le concedió hace pocos días un premio a Aznar. Posiblemente no se acordaban de la época en la que el ex presidente del Gobierno “estaba, tambíen, más cerca de los terroristas que de las víctimas”. Tres años antes de esa posición de Aznar había sido asesinado Gregorio Ordoñez. Hipocresía, cinismo, cara dura, desvergüenza. Así actúa la extrema derecha “que no existe en España”.

En fin, con su boca se lo coman.

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris