Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

¡Qué color!

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
lunes, 5 de febrero de 2007, 22:01 h (CET)
Amanecía el sábado un Madrid gris, oscuro, invernal, desapacible. Un sábado para quedarse en casa bien arropado por una manta y tirado delante de la caja tonta. El viento helado cortaba la cara a los transeúntes que osaban abandonar la comodidad del hogar. Los cerrados nubarrones que cubrían el cielo parecían presagiar la inminente caída de un chaparrón de lluvia. Amanecía Madrid, como el 13 de enero, en blanco y negro. Como si el blanco de la rendición y el negro de la negociación fueran irremediablemente a tragarse la memoria de las víctimas.

Sin embargo, en la céntrica plaza de Colón, en la cual ondea desde hace unos años la gigantesca e imponente enseña nacional que tanto molestó a algunos en su día, algo estaba ocurriendo. Ya a la hora del almuerzo el rojo y el amarillo de unos globos gigantescos salpicaban el horizonte. Frío… viento… Sorprendidos y desinformados –cosa habitual cuando quien convoca está contra la negociación. Basta con recurrir a las hemerotecas para saber quién se encarga de ocultar las convocatorias-, algunos jóvenes, que acudían a comer a restaurantes de comida rápida de la zona, se preguntaban qué estaba pasando. “Me suena que hay una manifestación contra ETA”. “Oye, pues vamos a comer y luego nos apuntamos ¿vale?” “Vale”.

A las cuatro de la tarde ya eran muchos los españoles que, portando banderas de España, bajaban las calles aledañas a la plaza. Muchos de ellos portaban pancartas caseras –porque en esta manifestación, a diferencia de otras, no había uniformidad- salían del Metro para dirigirse al punto de partida de la marcha. Familias enteras –abuelos, padres y nietos-, unidas por una misma idea, caminaban calle Génova abajo. “Mira, mira… ¿ese no es el de Ciutadans?” “Parece que sí”…

Y a las cinco de la tarde ya no cabía un alma en Colón. Y todo era color y calor. ¿Quién se iba a acordar ya del blanco y negro o del frío? Miles de banderas de España ondeaban al viento. Gigantescas banderas de Ecuador, País Vasco, Navarra y España, portadas por los voluntarios, iban abriéndose camino entre la gente. Gente de todos los países, nacionalidades. Jóvenes y ancianos. Hombres y mujeres. Izquierdas y derechas. Sí, porque había mucha izquierda en aquella manifestación incluyente. No había cordón sanitario alguno –por cierto, también había algún que otro actor caminando entre la multitud-. Las víctimas de ETA, que caminaban detrás de una de las cabeceras de la manifestación y que, debido a la masiva afluencia de personas casi no pueden ni llegar hasta Alcalá, donde se leerían los comunicados, eran aplaudidas a su paso por las personas que se encontraban en los laterales de la Castellana. Los jóvenes comunistas de la UCE, que portaban banderas rojas con la hoz y el martillo, iban coreando “izquierda y derecha, juntas contra ETA”. Rosa Díez (PSOE) era aclamada por todos: “Valiente, valiente”. Los miembros de la Federación de africanos en el mundo coreaban: "África contra ETA. Derrotemos a ETA". Mariano Rajoy y José María Aznar eran recibidos por la multitud al grito de “Presidente, Presidente”. Cerrando la marcha, el movimiento cívico de los Peones negros, encabezados por Luis del Pino.

"A ETA se la vence, no se la convence", "Zapatero, las víctimas primero", "Qué barbaridad, qué barbaridad, ponen una bomba y hay que negociar", “libertad, libertad”, “Zapatero dimisión”... Fueron algunos de los lemas más coreados por las personas que acudieron a la manifestación que, bajo el lema “Por la libertad, derrotemos juntos a ETA. No a la negociación”, tuvo lugar este sábado en Madrid.

Luego, por los medios de comunicación, supimos que la manifestación había sido masiva. La más numerosa de las convocadas hasta el momento. Un millón y medio de hombres y mujeres libres, unidos por la idea de España y en apoyo a quienes han sido asesinados precisamente por defender esa idea, se habían dado cita en la capital. Otros cuantos miles más se habían concentrado a la misma hora en Barcelona, Ibiza, La Coruña o Vigo.

¡Qué calor! ¡Qué color!

Noticias relacionadas

¿Se atreverán a cometer la gran traición?

No te odio, sólo estoy decepcionado. Te has convertido en todo aquello que dijiste nunca serías. Autor Desconocido

Un caminante sin amor es como un río son agua

Vivimos en la necedad y en el engaño

Que no nos toquen los...

Los españoles somos indisciplinados, anárquicos, iconoclastas, broncosos, dejados, veletas… Aplaudimos a los mismos que denostamos; subimos a los altares a los que crucificamos. Somos… españoles

Descontrol total en Cataluña

Parece que el Gobierno sopesa aplicar una intervención mínima y espera que Puigdemont dé marcha atrás

El separatismo atrapado en el cepo. El Gobierno debe decidir

La incomprensible insistencia de Sáez de Santamaría en diálogo, diálogo, diálogo... no se entiende
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris