Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carnés de buena fe

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 5 de febrero de 2007, 13:23 h (CET)
La vicepresidenta del Gobierno dice que en la manifestación del 3-F convocada por el Foro de Ermua "Por la libertad, por la derrota de ETA, contra el diálogo y la cesión a la banda terrorista" , apoya a todos los que acudan de buena fe. Todos los que allí acuden tendrá fe en la consecución de muchas cosas distintas, pero tienen una fe común que lo dice el lema claramente. Tener buena o mala fe queda a un partidista arbitrio del que no quiere decir lo que no puede ocultar, que es el incumplimiento del programa electoral con el que el PSOE acudió a las elecciones.

Quienes les votaron tuvieron fe en ese programa que en sus páginas 46 y 47 apostaban por "todos contra el terrorismo, todos con sus víctimas"; y en la manifestación los socialistas dirigentes electos no han estado con ellas. Su fe les hizo apoyar y votar a los que en ese programa reconocían que la mejor erradicación para el terrorismo era y será "la combinación de la acción policial decidida y constante, la eficaz cooperación internacional, la movilización de los ciudadanos y la unidad de los demócratas", y ahora ni unen a los demócratas ni se movilizan con todos ellos. Tuvieron buena fe al mantener el "cumplimiento escrupuloso y estricto del Pacto de Estado Por la Libertad y Contra el Terrorismo" ni "pagarían precios políticos", vulnerado a todas luces y que De la Vega considera públicamente unos papelitos. Mantendrían "el apoyo moral y material a las víctimas de la violencia terrorista", que a ellas desde la buena fe les ha sido muy difícil entender al no ser acompañadas en las manifestaciones y el continuo ninguneo del Alto Comisionado creado para ellas. Desde luego que todos los que han acudido a la manifestación, y los que la apoyan sin haber podido ir, son gentes de buena fe que cree en el lema que encabeza la manifestación. No lo tienen fácil para tener fe en políticos en los que no se puede creer porque no cumplen lo que prometen en sus programas, que además se permiten el lujo de otorgar carnés de buena fe. Cuando el pueblo se manifiesta no existen juegos de palabras y mediáticos que los apaguen, siendo sencillo situar el bien o el mal cuando el sujeto es el terrorismo y la muerte de inocentes.

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris