Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

'Trato de devolverle a la literatura lo mucho que me ha dado'

Edmundo Paz Soldán, escritor
Redacción
sábado, 13 de octubre de 2007, 12:08 h (CET)
Dueño de una voz propia y un mundo literario atrayente para cualquier lector, Edmundo Paz Soldán (Bolivia, 1967) ha sabido construir una obra narrativa que acrisola influencias que van desde Borges a los nuevos medios de comunicación masivos e informáticos. Sus buenos libros (Amores imperfectos, Sueños digitales, El delirio de Turing y Río fugitivo) han recibido el reconocimiento de la crítica y el favor de sus lectores. Alfaguara acaba de editar su novela Palacio quemado. Tan importante es su obra que no es para nada raro notar la asimilación ejercida por no pocos noveles escritores latinoamericanos. Ha sido traducido a más de cinco idiomas. En la actualidad vive en Estados Unidos.




Edmundo Paz Soldán.


Gabriel Ruiz-Ortega / Siglo XXI

¿Cómo ves a la narrativa latinoamericana actual?, ¿algunos autores que te llamen la atención?

Está atravesando un muy buen momento. Se ha incorporado al canon a autores como Pitol, Piglia y Bolaño. Se está consolidando la obra de Aira, Bellatin y Margó Glanz. Rodrigo Fresán, Mayra Santos y Fernando Iwasaki me parecen cada vez más importantes. Hay muchos autores peruanos, chilenos, mexicanos y colombianos que se vienen con mucha fuerza: no los nombro porque no termino. Soy un gran lector de nuestra narrativa contemporánea, y siento que el eclecticismo de los últimos quince años va a terminar consolidándose pronto en cuatro o cinco nombres capaces de recoger la posta de Cortázar y compañía.

¿Le debemos o ya no le debemos mucho al Boom latinoamericano?

Todos nosotros tenemos una deuda enorme con el Boom. Lo que pasa, creo, es que la influencia de ellos es hoy más matizada, menos obvia. Vargas Llosa pesa hoy más que García Márquez, y Vargas Llosa puede ser una influencia más invisible; en cambio, cuando uno se deja influir por Gabo, pierde fácilmente la voz.

Últimamente, uno de los temas recurrente en la ficción hispanoamericana es la política. ¿A qué crees que se deba el interés en este tópico?

Son los flujos y reflujos normales de la literatura. Mi generación comenzó a publicar a principios de los noventa, tiempo de un falso optimismo neoliberal. Esos años hubo un intento por narrar historias íntimas del nuevo mundo urbano, joven, y poco interés por narrar el contexto social y político. A principios de esta década ha quedado claro que hay mucho por explorar en cuanto a los grandes dramas políticos y sociales de América Latina y España.

A veces, las novelas cumplen un designio profético. En tu novela El delirio de Turing, en especial, es imposible no notar lo que tiempo después acaecería en Bolivia con Evo Morales.

Lo que pasó fue que yo me inspiré en lo que en Bolivia se llama la “guerra del agua”, que tuvo lugar en Cochabamba en abril del 2000 y que para muchos analistas fue la primera gran victoria de los movimientos sociales contra el modelo neoliberal. Cuando escribía El delirio de Turing jamás se me ocurrió pensar que esa crisis a nivel local se expandiría tres años después a un nivel nacional, con la “guerra del gas”.

Varios libros tuyos abordan, de distintas maneras y grados, el mundo informático. ¿Qué es lo que te llama la atención de este tópico como para que haya sido telón de fondo de varias de tus novelas?

Uno de los temas centrales de la literatura latinoamericana ha sido, de manera esquemática, el choque entre modernidad y tradición. Pero en general este choque ha sido abordado desde el punto de vista de las fuerzas defensoras de la tradición, resistentes al impulso modernizador. Pienso en la obra de José María Arguedas, por ejemplo. Se me ocurrió que podría ser interesante analizar el problema desde la otra perspectiva, desde aquellos grupos que, en nuestros países con tantos problemas estructurales, sueñan con la ansiada modernidad y ante su ausencia se dan a la tarea de encontrar formas compensatorias de la modernidad a través del intento de estar al día con los cambios tecnológicos y mediáticos.

¿Cuáles son los escritores con quienes ahora te sientes tributario?

Últimamente me han interesado mucho Philip Roth, Cormac McCarthy y Murakami. Estos días estoy con ganas de regresar a la literatura fantástica, pero desde otra perspectiva.

Hace un tiempo declaraste en una entrevista que “no hay peor influencia que la de uno mismo.” Ahora, ¿qué se siente ser de influencia para los demás? Te lo pregunto porque me consta.

No lo sé muy bien. En todo caso, yo trato de devolverle a la literatura lo mucho que la literatura me ha dado, así que si alguien saca algo de alguna de mis páginas, pues no se trata más que de abrevar en la continuidad de un gran río que viene de muy lejos.

¿Piensas seguir explorando el aspecto político en tus próximas novelas?

No de manera tan directa. Mis próximas dos novelas estarán ambientadas en los Estados Unidos.

Espero que no te incomode esta pregunta, pero se sabe muy poco de la literatura boliviana. ¿Algún autor referencial que creas que deba leerse y así poder acercarnos a la tradición literaria boliviana?

De los clásicos vivos, Jesús Urzagasti. De mi generación, Giovanna Rivero, Juan Claudio Lechín, Ramón Rocha Monroy.

¿Puedes decirme de qué va tu próximo libro?

Es un libro de cuentos, titulado La inquietud de las criaturas. Ahora estoy escribiendo una novela corta, ambientada en el estado de Nueva York, sobre la muerte de cinco adolescentes de una promoción de colegio.

____________________

Nota: Agradecimiento a Gustavo Faverón Patriau por el contacto con Edmundo Paz Soldán.

Noticias relacionadas

Conociendo a ... José María Gasalla

"El ser humano no está hecho para estar equivocandose constantemente. "

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris