Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Qué va a pagar Zapatero por la paz?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
domingo, 4 de febrero de 2007, 21:54 h (CET)
Ahora que se ha puesto de moda lo del “diálogo por la paz” conviene que veamos en qué consiste esta fórmula mágica que, según nos quiere vender el señor Zapatero, es la piedra filosofal para que los españoles recobremos la tranquilidad lejos de las amenazas de la banda terrorista ETA. Obviamente que el señor Zapatero desearía más que nadie que ETA se rindiera y entregara las armas sin que se le tuviera que dar compensación alguna, pero, como es fácil de colegir, esta posibilidad está más lejos de que se produzca de lo que lo está el que hombre realice un viaje espacial a la costelación de Casiopea.

Partiendo de esta premisa nos queda la incognita de hasta que punto está dispuesto a ceder nuestro señor Presidente ante sus partenaires en la mesa de negociación.

Para ofrecernos la posibilidad de la, tan impropiamente llamada paz, sería conveniente que se nos explicase a los ciudadanos de a pie cuáles son las contraprestaciones que está dispuesto a conceder el Gobierno a cambio de que la banda entierre el hacha de guerra. Empecemos por recordar las facultades que se le dieron por el Congreso de Diputados al Ejecutivo para que pudiera contactar con ETA: se autorizaron meros contactos para que la banda se rindiera sin concesiones de tipo político. El mismo señor Zapatero ha repetido hasta la saciedad que esta posibilidad nunca se dará.

Si partimos de estos antecedentes pocas son las cartas que le quedan al señor Zapatero para conseguir que los etarras se decidan a dejar de cometer sus tropelías. Ellos mismos se han encargado, en numerosas ocasiones, de proclamar a los cuatro vientos que quieren la independencia de Euskadi y la anexión de Navarra, ¿son o no son concesiones de tipo político estas demandas de la banda terrorista? No creo que exista ni un solo español que no sepa que tales favores superan con creces las facultades concedidas al Gobierno por la Cámara de Representantes de la nación española. Entonces ¿qué es lo que le queda al gobierno para concederles a sus interlocutores? Poca cosa, a mi criterio, simplemente que dejen las armas, que los que tienen delitos de sangre sean juzgados para purgarlos y, en todo caso, que se tenga una cierta benevolencia con aquellos arrepentidos que no se han manchado las manos con sangre de inocentes.

Cada vez que los socialistas intentan buscar analogías con el intento de negociación del gobierno del señor Aznar se olvidan de que, en aquella negociación, existía una entente entre los dos grandes partidos nacionales y que la reunión de ambas representaciones se acabó de inmediato cuando los representantes del Ejecutivo se percataron que la banda no estaba dispuesta a rendirse. En cualquier caso es agua pasada que no ha de interferir an la situación actual.

De modo que, visto lo visto, se me ocurre preguntarle al señor Zapatero: ¿Qué le queda a usted para ofrecerles a los etarras que no represente una concesión política, que garantice el castigo de los que cometieron crímenes y que les induzca a entregar las armas e integrarse en la sociedad? Y sobre todo: que les obligue a trabajar para ganarse la vida honradamente. Mucho me temo que esto último ya lo tiene usted previsto y que las arcas del Estado estarían abiertas para que los miembros de la banda no precisaran trabajar en el tiempo que les pueda quedar de vida. Me cuesta encontrar una razón por la que la banda criminal se vea dispuesta, a la vista de las manifestaciones de sus portavoces y de la forma de comportarse de los miembros presos, en sus comparecencias ante los tribunales de justicia–, a desistir de sus reivindicaciones nacionalistas.

Claro que yo no soy presidente del gobierno y no dispongo de la información privilegiada de la que dispone él; pero sí, dentro de mi ignorancia, puedo imaginarme que el señor Zapatero está dispuesto a pasar por las horcas caudinas de concederles gran parte de sus exigencias a los de ETA con tal de asegurarse la reelección en los próximos comicios y deshacerse, a la vez, de los del PP. Si fuera así me temo que la paz que ofrece a los españoles deja de tener viabilidad.

La Constitución de 1978 que nos dimos los españoles es tajantemente meridiana en cuanto al tema de la unidad de España y también en cuanto a la función de las Instituciones para acudir en defensa de ella. No creo que el país esté por la labor de dejar que el Presidente traicione a la nación y consienta que una parte consubstancial de ella se escinda, con el solo propósito de satisfacer a unos individuos totalitarios, que no dudan en asesinar a inocentes, para que se comprometan a no continuar matando. No creo que el señor Zapatero pueda, ahora ni nunca, garantizar la paz si esta se ha de obtener a costa de infringir los preceptos de la Constitución. Es evidente que la Justicia estaría obligada a intervenir para restablecer el orden subvertido y exigir las correspondientes responsabilidades a quien se atreviera a atentar, con sus actuaciones contra la unidad de España. Hay cuestiones con las que nadie, ni el Presidente del gobierno, pueden jugar, y son aquellos hechos o actuaciones que contradigan los preceptos constitucionales.

Noticias relacionadas

Para las gentes de voluntad no hay ocasos

Necesitamos voluntad de cambio ante la infinidad de desafíos graves que nos circundan por doquier

Helenismo

Una época de incertidumbre y de búsqueda de sentido

Contubernio de Podemos y separatistas. Sánchez va por libre

“No hay ninguna absurdez tan obvia que no pueda ser firmemente plantada en la cabeza de un hombre si simplemente comienza a imponérsela antes de los cinco años de edad, repitiéndola constantemente con un aire de gran solemnidad” A. Schopenhauer

Corte de Magas. Corta de miras

La diputada del PdeCat, Lourdes Ciuró, “obsequió” en el último Pleno con un efusivo corte de mangas al también diputado por Ciudadanos, Toni Cantó

Amigos para siempre

¡A saber cómo vamos a salir de esta!
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris