Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¿Por qué no hablar más de los que luchan por vivir con dignidad?

Rita B. Villena
Redacción
domingo, 4 de febrero de 2007, 15:44 h (CET)
Cuando ocurre algún caso aislado como en estos días el suicidio de Madeleine, -la que al parecer, además de su enfermedad “ELA”sufría una gran depresión- animada y ayudada por los activistas del grupo de la campaña mediática, que la alentaron a tomar la decisión. Corren ríos de tinta, debates televisivos, tertulias radiofónicas…y la intentan proclamar como una héroe.

Pero nadie se acuerda, ni hablan de tantas y tantas personas que luchan a diario. He leído en estos días opiniones de personas, que padecen la misma enfermedad, otros tetrapléjicos, enfermedades incurables, sin embargo todos con unas ganas de vivir y luchar, viven alegres y con dignidad. “Vale la pena seguir trabajando” comenta el sacerdote Don Luis de Moya, que lleva 15 años tetrapléjico. Cuesta superarlo, pero vale la pena, se puede disfrutar también desde y con la enfermedad. Y, es que estamos confundiendo la dignidad con la calidad de vida, son enfermos incurables, no incuidables. La solución es que no se sientan solos. La verdadera piedad y compasión, no es la que quita la vida, sino la que la cuida hasta su fin natural.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris