Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Entre tú y yo   -   Sección:   Opinión

¿Quién soy?

Juan Luis Lara
Juan Luis Lara
domingo, 4 de febrero de 2007, 08:57 h (CET)
Leer los diarios en internet me resulta cada vez más inquietante. Porque cuando uno coge el periódico impreso echa un vistazo a la portada, se va a la sección que más le interesa, a la noticia destacada por los titulares y al columnista aquél que tan bien -o tan mal, que los hay masoquistas- le cae. Pero entrar en un periódico de los de las tres uves dobles es otra historia bien distinta.

Da igual si hablamos de digitales como éste Diario Siglo XXI, que no tiene homónimo en papel, o de cualquiera de las versiones en internet de los periódicos clásicos. La cuestión es que este mundo de enlaces, esto que llaman el hipertexto, te lleva en ocasiones desde la rabiosa actualidad política al cotilleo más rastrero a través de un solo click. El arte de titular se ha vuelto más importante si cabe, porque una sola frase, unas palabras ocurrentes, hacen que el lector, muchas veces de manera casi inconsciente, se asome a la ventana que supone pinchar en una u otra noticia.

Cuando uno abre el periódico impreso sabe que acabará encima de la mesa, en el revistero o en la basura. Cuando abre un periódico digital, no se sabe dónde acabará uno mismo. Y escribo todo esto porque en los últimos días, al conectar el ordenador para leer las noticias, me he sorprendido interesándome en la historia de un joven australiano que ha puesto a la venta su vida, su identidad, su trabajo, su familia y sus amigos. Y en la de otro veinteañero norteamericano que ofrece por un módico precio su alma. No me pregunten qué es lo que este tipo considera el “alma”, porque les aseguro que no tengo ni idea.

Lo único que tengo claro de todo este asunto es que sin comerlo ni beberlo he acabado leyendo en la pantalla las desventuras de dos pirados que renuncian a su identidad por un puñado de dólares. ¿Será que estoy dispuesto a pujar? Conócete a ti mismo, dicen.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris