Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Garzón y Zapatero: ¡Vaya pareja!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 3 de febrero de 2007, 12:23 h (CET)
Bueno, es evidente que siempre hay un roto para un descosido y, en esta ocasión ha aparecido el inefable juez Garzón para sacar al señor Zapatero de la trampa en la que, él mismo, se había metido. Lo de Garzón, si no fuera patético, podría considerarse demencial y, todavía más incomprensible, es la posición del Consejo del Poder Judicial que le permite proseguir ejerciendo cuando tantas muestras ha dado de su desprecio por las normas y su particular forma de administrar justicia que, en ocasiones, ha dado motivos más que suficientes para que se le hubiera suspendido o, incluso, apartado de su cargo.

Lo peor del juez Garzón es que no le importa interpretar la Ley a su manera, según le convenga a su interés personal. Es un juez veleta, para el que las normas están hechas no para cumplirlas tal como están redactadas, sino para adaptarlas a las circunstancias convirtiéndolas en elásticas y moldeables según sea la situación y las personas a las que afecten o sea, como a él le de la gana.

Todo esto, con ser muy grave, no tendría mayor importancia si se limitara a practicarlo en un juzgado simbólico sobre personas y situaciones imaginarias; pero el hecho de que sea un Juez de la propia Audiencia Nacional, perfectamente conocedor del señor Otegui y de sus probadas relaciones con los etarras, el que se niegue a citarlo a declarar, junto a otros miembros de Batasuna –por intervenciones en ruedas de prensa y otros actos pocas horas después del atentado de Barajas –; en base a una elucubrada teoría por la que deduce que la izquierda abertzale nada tiene que ver con Batasuna y ETA; nos hace pensar que lo que, en ateriores ocasiones, hemos mantenido a cerca del funcionamiento de algunos órganos de la justicia, no anda desencaminado, y que esta nueva categoría extraoficial de jueces estrella empieza a ser merecedora de que los organismos competentes se ocupen de ellos, antes de que dejen desacreditada por completo a la Justicia a los ojos de los ciudadanos.

Las reciente sentencia del Supremo sobre Jarrai, Haika y Segi, los cachorros de Batasuana, nos hizo concebir esperanzas; nuevamente alimentadas por el auto de la Audiencia denegando la libertad atenuada a de Juana Chaos; pero es evidente que, si los organismos pertinentes, no paran los pies a esta ralea de jueces que anteponen sus ideas políticas y, por qué no decirlo, sus propias aspiraciones personales, a la legalidad vigente; puede ocurrir que se dejen impunes actuaciones delictivas en pro de las conveniencias políticas y electorales del Gobierno socialista. No creo que haya ni un solo ciudadano que no tenga claro que la izquierda abertzale, Batasuna y ETA forman parte de la misma organización y, si existen separadas, es sólo para intentar burlar la Ley de Partidos en un claro fraude de Ley. Sin embargo, parece que el señor juez es el único que no lo ve así. Claro que, en esta ocasión, se lo ha puesto en bandeja el fiscal Carlos Bautista (me imagino que aleccionado por el Fiscal General, señor Pumpido, experto en eso de tergiversar los argumentos) que le ha pedido que retire los cargos. Fiscales convertidos en valedores de los imputados ¡preparense los abogados defensores para buscarse otras ocupaciones! Si no se viera tan clara la maniobra; si no fueran tan diáfanas las intenciones del Gobierno de pactar con ETA a toda costa; si no fuera tan patente la desesperación y soledad del señor Zapatero –cogido en el cepo de las amenazas de ETA ( incluso de dar a conocer pactos secretos) y la presiones derivadas del atentado de Barajas y la muerte de dos uruguayos que le obligaron a paralizar el proceso, al menos aparentemente– podríamos pensar que todos se habían vuelto locos, pero no, se trata de una nueva maniobra para dar carpetazo al atentado y regresar a la negociación que, de una manera u otra, nunca se ha interrumpido.

Los ciudadanos de a pie tenemos la extraña sensación de que este Gobierno socialista tiene la obsesión de perpetuarse en el poder y, para ello, se ha agarrado a dos estrategias: desacreditar al PP intentando hacerlo desaparecer de la arena política y lograr, a toda costa, un acuerdo con ETA para poderlo exhibir como un aval de su buena gestión. Que consiga lo primero está por ver, pero, en cuanto a lo segundo, todos sabemos a costa de qué lo podrá conseguir: ETA como dueña del país vasco, con Navarra anexionada, como primer paso hacia la independencia total. Eso, naturalmente, si los españoles se lo permitimos, pero para esto hace falta que todos tomemos conciencia de la gravedad de estos hechos esporádicos que, sin aparente importancia, nos van conduciendo a la claudicación ante ETA y sus comparsas el PNV y los comunistas. Los más perjudicados los propios vascos, pero parece que no se enteran. Peor para ellos.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris