Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Es el Tripartito el soviet de Catalunya?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 2 de febrero de 2007, 11:14 h (CET)
Dudo mucho de que la Generalitat, del Tripartido, sepa hacia donde se dirige. El ciudadano medio tiene la impresión de que legislatura, recientemente iniciada, se va desarrollando a empujones; a golpes de timón inciertos; como si el capitán del navío, el señor Montilla, no estuviera seguro del rumbo que le debe dar a la embarcación y, aún menos, de la lealtad de su tripulación. Ateniéndonos a los últimos hechos que se han producido en nuestra comunidad, hemos podido observar que cada uno de los partidos que integran la coalición va por libre, en ocasiones contradiciéndose. Es como si para gobernar el timón de la nave, siguiendo con el símil náutico, se pusiera a un grumete o quizá, aún más exacto, si para guardar un aprisco de ovejas se pusiera a un lobo hambriento.

Como muestra del desconcierto que existe entre los tres partidos gobernantes, podemos destacar la guerra de declaraciones y desmentidos que día a día se van sucediendo por parte de distintos personajes de resonancia política. Si hace pocos días comentábamos la posición absolutamente alucinante del señor Saura en el tema de los okupas; hoy –no se si por afinidad familiar o por propia convicción –, han aparecido en la prensa unas declaraciones de la señora Imma Mayol, tercera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, en las que abogaba, sin ningún disimulo ni miramiento, por la despenalización de las actividades delictivas de los okupas que campan por sus respectos en toda Catalunya declarándose a sí misma como incluioda en los defensores del “antisitema”, o sea que vive del sistema y a la vez es antisistema ¡tiene bemoles la cosa!. Si ya no fuera suficiente la actitud vacilante de los jueces, la inhibición de los Mossos y la complicidad de Interior, viene la inefable dama a pedir que se les de estatus de ciudadanos ejemplares a los invasores de la propiedad ajena. Y es que, para la señora Mayol existen okupas buenos y okupas malos por lo que propone que esta cuestión se regule sólo por lo civil (no sabemos si para todos o para los buenos solamente); vamos, que uno se encierra a cal y canto en la vivienda de otro, sin pagar, ni contrato ni nada de nada y a esperar a adquirir el domino por “usucapión”, ¿no señora Mayol? Lo que no sé es la forma en la que se diferenciarán buenos y malos, porque el Código Civil no entiende de tales diferencias, sino de: buena fe contratual, contratos, derechos y deberes entre las partes y, por supuesto, claramente especificado, el derecho a la propiedad, la constitución de los arrendamientos, y por supuesto el deber de las autoridades de proteger a quienes ostenten la propiedad o cualquiera de los derechos reales sobre un bien, a que se les proteja en el ejercicio de aquellos derechos.

Lo malo es que ya empieza a haber reacciones, completamente comprensibles por otra parte, de los ciudadanos afectados que se han decidido a tomarse la justicia por su mano. Hasta ahora han sido sólo escarceos, pero el día en que se produzcan heridos o muertes veremos como se las arreglan las autoridades para solucionar el desaguisado.

Y es que, señores, Catalunya ha emprendido una peligrosa deriva hacia el modelo soviético. Si los ocupantes de la Generalitat creen que hay que darles viviendas a los okupas que se rasquen los bolsillos o busquen en las arcas públicas los medios para financiarlas, qué ésta es una función de la administración y no de los particulares. Naturalmente, que luego los electores podrán pasarles factura en las urnas por haber dilapidado el erario público para atender las demandas de unos incontrolados poco amigos del trabajo.

Quisiera hace otra observación dirigida a los que propugnan una inmigración indiscriminada: la mayoría de los okupas de Barcelona y provincia son inmigrantes que llegan, no encuentran trabajo y buscan refugio en el primer lugar que encuentran, que suele ser –en la mayoría de casos –, una vivienda vacía que no les pertenece. No son ajenos tampoco a los incrementos de inseguridad ciudadana. Proliferan, cada día más, las bandas de kosovares, latin kings y otros especímenes que traen de cabeza a más de un ciudadano que se ve sometido al acoso de tales indeseables sin encontrar amparo en las autoridades encargadas de garantizarle su seguridad.

No es admisible el atribuir la escasez de pisos para alquilar a la especulación. El que, algunos propietarios, mantengan sus viviendas vacías se debe al desfase de la LAU. Cámbienla ustedes, agilicen los trámites judiciales para echar a aquellos que no pagan y obliguen a los inquilinos a que abonen sus deudas cuando son desahuciados –. Si el propietario tiene que luchar para cobrar, no puede echar al inquilino moroso sin que para ello tenga que pasar por un infierno judicial, que puede durar más de dos años; diganme ustedes qué le queda por hacer si no esperar a encontrar un mirlo blanco o a que se revalorice el inmueble para venderlo ( un piso ocupado o alquilado sufre una drástida devaluación) Si no existen ofertas de alquileres cúlpense el Ayuntamiento y la Generalitat de su política restrictiva, y no le pasen la patata caliente al ahorrador que invirtió en construcción en vez de en Bolsa.

En fin, ¿qué les podemos pedir a los seguidores de los fracasados regímenes comunistas, cuando lo que pretenden es convertirnos en uno más de aquellos ruinosos países? Sólo una cosa: ¡qué nos dejen en paz! ¡Los experimentos: con gaseosa!

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris