Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-musica

Etiquetas:   Crónica Concierto   -   Sección:   Revista-musica

El Perro Del Mar - Sala Neu!Club (Madrid, 13/1/2007)

Isaac Bayón
Redacción
miércoles, 31 de enero de 2007, 23:00 h (CET)
El perro del Mar es el nombre tras el que se esconde Sarah Assbring, artista sueca que viene a unirse a la larga lista de bandas de ese país que últimamente han estado por Madrid -basta recordar el reciente “Swedish Rock Days” celebrado el 28 de Noviembre del pasado año en la sala Heineken, con bandas como Suburban Kids with Biblical Names- y que en su caso acudió para presentar su disco homónimo de debut, publicado durante el año pasado por Memphis Industries - en España via Sinnamon – el cual había estado precedido por varios singles y eps, recopilados por el sello Hybris en un disco titulado Look! It´s el Perro del Mar!.




El Perro del Mar en Neu!Club / Foto:Beatriz Bartolome


Fechas propicias estas en las que nos encontramos para canciones como las suyas, en las cuales se aproxima, desde una perspectiva donde prima la melancolía y el detalle, a las melodías pop clásicas de los 50 y 60, a artistas como Phil Spector y sus seguidores por un lado, o a cantautores como Nick Drake por otro, algo que pudimos apreciar en el concierto que tuvo lugar en la sala Neu!, concierto precedido por una amplia sesión de los Beach Boys, idónea para ambientar lo que vendría después.



Sarah Assbring / Foto:Beatriz Bartolome


Podríamos situar la música de esta autora escandinava, que escogió su nombre artístico tras una estancia en la costa española, en un punto intermedio entre sus paisanos Kings of Convenience y los escoceses Camera Obscura, ese pop de dormitorio, que también nos puede remitir a ciertas bandas del catálogo de Sarah Records, frágil e íntimo, con una fuerte impronta acústica, que en los directos suele tener una difícil prueba: la timidez y el distanciamiento de algunos de estos grupos juega muchas veces en su contra, un miedo escénico que puede llevar las actuaciones a una cierta monotonía y continuidad, cuando no directamente a la desidia y el aburrimiento: pero en esta cita El Perro del Mar mantuvo en todo momento una actitud sincera y acorde con su música, donde pese a ciertos problemas técnicos iniciales destacó la cuidada ejecución de los temas por parte de Sarah y sus tres acompañantes, que se ocuparon principalmente de guitarra eléctrica, bajo y teclados, y que mostraron una gran capacidad para crear un sonido muy pulcro y brillante, rico en matices, lo que hizo posible apreciar todos los detalles que su música contiene, y estos son muchos, como quedó claro en temas como “Party” o “God Knows ( You Gotta Give to Get)”. Son canciones que aunque nos puedan sonar a algo conocido o ya oído antes, trillado por otros grupos, el justo equilibrio entre sencillez y elaboración que El Perro del Mar sabe conjugar le da un gran valor a sus composiciones.



Sarah Assbring / Foto:Beatriz Bartolome


Al final, tras apenas tres cuartos de hora, el concierto se hizo corto, con un solo bis de dos canciones, aunque ese tiempo fue suficiente para llegar a disfrutar un agradable paseo a través de delicados pasajes de pop atemporal.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris