Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El indulto del César

Antonio García-Palao
Redacción
sábado, 3 de febrero de 2007, 14:18 h (CET)
No podemos permitir que se desvirtúen las palabras usándolas inapropiadamente. No podemos dar por bueno un término para definir un hecho ajeno a su significado. No podemos aprobar, por ejemplo, que se use el verbo indultar en las "corridas" (eufemismo) de toros como remisión de una pena impuesta arbitraria e injustamente a un ser inocente.

¿Qué potestad tiene el verdugo para conceder el derecho a la vida?. ¿Por qué se trata al toro como reo?. ¿De qué se le acusa?. ¿Qué deber incumplió para verse condenado a la pena máxima?.

No es lícito condenar a un inocente, y menos a muerte. Ni siquiera otorgarle la libertad cuando se le ha tratado previamente como esclavo. La barbarie disfrazada de clemencia sigue siendo barbarie. El toro no ha acudido voluntariamente al coso como gladiador en busca de indulto. Se le ha llevado por la fuerza al patíbulo.

El único crimen en el que se ve envuelto es el que se ha organizado para su propia desgracia. Si al final se decide la no agresión, nada tiene que ver con la piedad ni con el perdón de una culpa, sino con un artificioso ritual inventado para legitimar la indignidad y la crueldad.

Hablar aquí de indulto es un atentado contra la razón, el derecho, la moral y la semántica. La incultura y la insensibilidad sólo pueden conducir al error, comenzando en la gramática.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris