Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Educación juvenil

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 3 de febrero de 2007, 14:18 h (CET)
El 31 de enero de 1888 en la ciudad de Turín moría Juan Bosco, uno de los más grandes santos y educadores de la Iglesia, fundador de la Congregación salesiana. Huérfano de padre, desde la temprana edad de 2años y medio, dedicó, tras ordenarse sacerdote, toda su vida a la educación de los jóvenes más pobres y abandonados de la industrial ciudad de Turín. Su obra educacional pronto se extendió por Italia, Francia, España y Europa, gracias a sus hijos los salesianos y salesianas y algo más tarde por toda Hispanoamérica, hasta los lugares más remotos del globo, gracias a los misioneros(as).

Pocos educadores podrán presentar una hoja de servicio a la juventud marginada y pobre, como este gran pedagogo, universalmente reconocido como Padre y Maestro de la juventud. En un pequeño tratado- Sistema Preventivo- escrito por el santo, dejó unas sabias y prácticas normas para ganarse el afecto y voluntad de los educandos. A tres palabras se reduce el secreto usado por el santo: Razón, religión y amor. La convivencia y trato cercano del educador con los educandos –según D. Bosco- obrará el milagro de ganarlos a todos para hacer de ellos unos buenos ciudadanos y buenos cristianos, meta de toda obra educativa cristiana.

En los tiempos convulsos que estamos viviendo, se necesitan personas de la talla del santo, entregadas en cuerpo y alma a los jóvenes, que son el futuro de un mundo mejor.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXIX)

El Opus Dei no es santo porque lo sea un miembro concreto. Ni viceversa

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XXXVIII)

¿Quizá fuese eso lo que pretendía para sus “hijos” el marqués emérito de Peralta, don Josemaría Escrivá de Balaguer Albás y Blanc?

¡Alerta roja! España en peligro por el avance separatista

“Ríe de tus lágrimas mientras las lloras” Mark Manson.

La injusticia no es inmune

"Nos corresponde hacer del mundo un lugar para todos"

La soberanía judicial española

“ Deducir que el delito de rebelión supone una exoneración del mismo, solo por haber denegado dicha Corte la euroorden del Tribunal Supremo que pesa sobre el fugado Puigdemont para el delito de rebelión, es una falacia más de los independentistas catalanes”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris