Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-zonajoven

Etiquetas:   Vivienda   -   Sección:   Revista-zonajoven

Emancipación, ¿qué es eso?

Patricia Aldazábal
Redacción
miércoles, 31 de enero de 2007, 23:00 h (CET)
“Como en casa no se está en ningún lado”. ¿Cuántas veces hemos dicho esta frase porque no tenemos otro remedio? Es una cuestión de convencerse, no tenemos otra alternativa y nos lo creemos porque no nos queda otra. Pero, si estamos bien en casa con nuestros padres, ¿cómo estaríamos en nuestra propia casa? En época de deseos y pedir a los Reyes Magos, seguro que más de uno ha pedido un piso por el que hipotecarse hasta la jubilación. Porque esa es otra, poder solicitar una hipoteca no está al alcance de muchos, y luchamos para poder conseguirlo, pero es que lo realmente complicado es tener que destinar casi el 80% de un sueldo mileurista para poder sobrevivir emancipado.

Jóvenes y vivienda son dos conceptos que se pueden decir en una misma oración pero que nunca van a tener una buena connotación. Se han hecho miles de estudios y estadísticas y el resultado siempre es el mismo: no hay suficientes contratos indefinidos para todos los jóvenes y por supuesto, sin un contrato indefinido ni te plantees pedir una hipoteca. Pero aún así, los pisos se siguen vendiendo, y de esta manera nunca se conseguirá bajar el precio del metro cuadrado.

Según el Observatorio Joven de Vivienda en España, el año pasado la tasa de emancipación ascendió en comparación con el año anterior, ¿pero a qué precio? Luego aparece la diferenciación entre Comunidades Autónomas, y vemos que Illes Balears, La Rioja, Cataluña y la Comunidad Valenciana se llevan la palma; ¿tendremos que ir todos allí a comprar nuestra casa?

Sabemos que la edad a la que la mayor parte de los jóvenes se pueden ir de casa de sus padres oscila entre los 30 y los 34 años, lo que hace visible el retraso vital derivado de la problemática de la vivienda. Es más, el sexo también tiene algo que decir en este estudio: la mayoría de las personas emancipadas son del sexo femenino, así que los hombres que lo lograron merecen un gran aplauso. ¿Cómo lo han conseguido esas personas? Para muchos de los que soñamos con poder irnos algún día del techo paterno, esa gente son unos auténticos héroes.

¿Tenemos alguna salida? Hipotecarnos hasta las cejas y alquilar nuestra vivienda durante un tiempo para poder ir ahorrando parte del sueldo y pagar las facturas a principio de mes mientras nuestros padres siguen manteniéndonos, puede ser una solución. Pero de esta manera seguro sentiremos la frustración de estar pagando algo que vete tú a saber cuándo vamos a poder empezar a disfrutar. Entonces nos daremos cuenta de que realmente no hemos conseguido lo que queríamos: sentirnos independientes. Cada día que pasa el significado de ese concepto se vuelve más y más utópico. ¿Realmente vamos a saber lo que significa algún día?

Luego aparece en juego el gobierno, que nos hace un gran favor sorteando Viviendas de Protección Oficial. Y desde el momento en el que cumples los requisitos para poder entrar en el bombo, tu vida se convierte en una continua lotería, en la que tienes menos probabilidad de resultar premiado que en el gordo de Navidad.

Pero, como la esperanza es lo último que se pierde, tendremos que vivir con la ilusión de poder tener una casa propia y unas facturas que pagar a fin de mes.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris