Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Deslealtad con mano tendida

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
miércoles, 31 de enero de 2007, 11:42 h (CET)
Me cuesta creer que la liberación del etarra De Juana Chaos fuera uno de los compromisos entre Zapatero y ETA. Me lo cuentan varios miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y me asalta la duda. Al parecer se trataba de una política de mano tendida hacia todos los presos de la banda terrorista, como muestra de la buena voluntad del Gobierno hacia el mal llamado ‘proceso de paz’. Pero mi sorpresa es que también lo veo al día siguiente en la prensa escrita.

Ni De Juana era un hombre de paz, ni Arnaldo Otegi era el príncipe de la misma. El primero no merece estar en la calle y el segundo está asustado ante las numerosas comparecencias que le esperan. Hay que reconocer que en la Fiscalía se han pasado tres pueblos con sus propuestas y planteamientos. No es de recibo que un Fiscal general del Estado aliente la ‘vista gorda’ por parte de Fiscales y Jueces para acoplar la Ley al ‘proceso de Zapatero’. Me niego a incurrir en el error de llamarlo ‘proceso de paz’.

A cualquiera se le ponen los pelos de punta solo de pensar que de haber prosperado la intención de la Fiscalía podía estar en su casa el mayor asesino de la historia de ETA, riéndose de la Justicia, brindando por la ineptitud de la Fiscalía y aplaudiendo la rendición del Estado de Derecho.

A la resolución de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional no se puede hacer objeción de ningún tipo. Ante un enfermo terminal, la resolución hubiera sido otra, sin duda; pero no procede ante el chantaje ni ante la actitud voluntaria de dejar de comer. Aunque también hemos sabido que no ha llevado la huelga hasta el final, como él mismo decía. Con la dieta blanda que sigue De Juana, muchos pasan el día con ocho horas de trabajo a cuestas. Ni los doctores que le atienden lo pueden seguir ocultando, ni al Estado debe causarle más preocupación de la justa y necesaria. Se suele coger antes al mentiroso que al cojo y al etarra Chaos ya le han pillado en tres renuncios.

No suelo creer a Pepiño Blanco y me avergüenzo de las insensateces de Angelito Acebes. Tampoco debo creer a “GARA”; sin embargo, con la cantidad de datos que aporta, totalmente coincidentes con los que disponen los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, podríamos estar ante una brutal deslealtad del presidente Zapatero hacia su programa, su partido, quienes le votaron, Navarra, la Constitución… El mensaje de la Justicia ha sido claro: podrá ceder el presidente Zapatero, con toda su mala fe, torpeza e ignorancia; pero la democracia sigue siendo un fortín con garantías.

Noticias relacionadas

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos

Inés Arrimadas, la chica del 17

Perfiles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris