Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Ni lo uno, ni lo otro

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 31 de enero de 2007, 11:42 h (CET)
Que cada cual es muy libre de manifestar públicamente sus sentimientos es tan aceptable que creo que nadie puede objetar nada al respecto, ahora bien, también es cierto que no todos pueden hacerlo en función de su cometido social, religioso o político.

Si en su día fue muy desagradable el contemplar como presos etarras celebraban con champán cada nuevo asesinato que cometían sus compañeros también para muchos ha sido poco gratificante el que personas como Rajoy, que aspiran a desempeñar el cargo de presidente del Gobierno de España, se pronuncien del modo en que lo ha hecho el presunto líder de la derecha sobre el fallo de la Audiencia Nacional en relación con De Juana Chaos. Sus manifestaciones de alegría “una de las más grandes que ha recibido en su vida” dan la sensación de que están inspiradas en el odio y la venganza y esto es algo que no se debe dar en un político que desea ocupar tan alto cargo. Ambos sentimientos, odio y venganza, no son compatibles con el de benevolencia y absolución que debe observar un presidente que quiera gobernar para todos. El odio y la venganza son malos consejeros. En cualquier caso me gustaría saber si cuando falleció el dictador Franco, el acontecimiento fue merecedor de que estuviera entre “las más grandes alegrías de su vida”. Si así fue, Rajoy se lo guardo para si mismo. En cuanto a que esta decisión de la Audiencia Nacional “une más a los españoles”, según Rajoy, pienso que esto es cuestión de cada uno, de su forma de ver las cosas y de sus sentimientos como persona.

Las palabras de la presidenta del PP en el País Vasco, María San Gil, asegurando que a ella no le inquieta que De Juana Chaos “se muera” en una prisión por una huelga de hambre que él realiza “voluntariamente”, me recuerdan al rechazo del PP a la eutanasia. Por lo visto si queremos disponer de nuestra vida primero hay que hacerse terrorista. Caso contrario, según se desprende a las palabras de Maria San Gil, habrá que fastidiarse hasta que toque. La verdad es que a veces uno llega a asumir eso que se dice de que en esta vida hemos venido a sufrir más que a disfrutar. Muy posiblemente sea esta filosofía la que mueve al PP a no estar de acuerdo con la eutanasia.

Resumiendo: Ni champán ni alegrías. Ni lo uno ni lo otro.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris