Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Sin escrúpulos, con conciencias y de perdones bienaventurados

Pelayo López
Pelayo López
martes, 30 de enero de 2007, 11:17 h (CET)
Después de unas fechas tan dadas a las buenas encomiendas como las navideñas que aún tenemos en la retina, y en algunas otras partes de nuestros cuerpos, parece que los gestos de buena fe no han calado igual en todo el mundo y siguen pagándose a precio de caviar. No en vano, sólo hay que fijar nuestra atención en aquellos que deberían practicar con el ejemplo, porque, en algunos casos, lo han hecho mucho tiempo después de ser preciso –rectificar es de sabios y más vale redimirse tarde que nunca-, y, en otros muchos, aún no han saldado sus deudas ni parece que tengan intención de hacerlo.

Con semejantes precedentes, hemos comenzado el año con comportamientos diferenciales de personajes que suponemos conviven en diferentes escalafones morales. Por un lado, hemos dilapidado las confesiones a micrófono cerrado del presidente del Real Madrid arremetiendo contra los futbolistas que trabajan para él. Si lo que dijo no fuese cierto, no hubiese estado de más. Sin embargo, lo curioso es que, creo, casi todos suscribimos lo que el Sr. Calderón afirmó, con pelos y señales, e incluso podría haberse quedado corto. Me pregunto si, en cualquier otra empresa del mundo, un presidente no tiene derecho a opinar sobre el rendimiento que ofrecen sus empleados. O peor aún, me pregunto si, llegado un caso similar, los demás seríamos capaces de rechistar como han salido haciéndolo los jugadores blancos. No hay que olvidar tampoco que, siendo el propio presidente el máximo responsable del buen funcionamiento y de las prácticas que algunos de los suyos puedan desarrollar, debería, antes de hablar, tomar cartas en el asunto y aplicarse también a si mismo el tercer grado crítico.

Así, sin vara de medir, esta situación de por si ya es preocupante viniendo de donde viene, puesto que, tirando igualmente piedras contra nuestro propio tejado, todos nosotros consentimos semejantes chiquillerías asistiendo a los campos de fútbol o comprando los partidos en la televisión. Y justo, en el extremo contrario, en el que nos demuestra que en el deporte aún quedan caballeros elegantes, el piloto Marc Coma, con el doble dolor causado por las heridas físicas y por el consiguiente abandono en el Rally Dakar, postrado en una cama, pide perdón por haber defraudado a la empresa para la que corre y a los aficionados que lo apoyan. Orgulloso, y al mismo tiempo falto de suficiente reconocimiento merecido, aplaudo el compromiso entregado por este señor, un señor que vuelve a demostrarnos que no todos estamos hechos de la misma madera, y que merece la pena, aunque solamente sea por un día, de mostrarse cual pinocho sin escrúpulos, con conciencias y de perdones bienaventurados.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris