Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Juan de Dios Román, todo un lujo (III)

Herme Cerezo
Herme Cerezo
domingo, 28 de enero de 2007, 22:28 h (CET)
Ya les dije que nos habían tocado la cara, pero que no nos la habían roto. Y así ha sido: esta tarde, España se ha impuesto a Hungría por 33-31. Con ello se asegura el pase a la siguiente ronda (cuartos de final) y ahora, lo único que le queda es conocer cuál será su rival del próximo martes, donde todo irá a cara de perro: el que gane pasa a semifinales y el que no, jugará esa triste "consolación" que es la que va del quinto al octavo puestos. El partido de mañana, ante Croacia, cobra así tintes menos dramáticos, pero ojo, los croatas no olvidan y hace dos años los sacamos de la pista en la Final del Mundial de Túnez.

Pero hoy con la tranquilidad de la clasificación alcanzada, hablaremos de cosas positivas y de coincidencias. Empezaremos por las segundas, las coincidencias. Llama la atención que, ante Hungría, España no ha brillado en el 6:0, su mejor sistema defensivo hasta ahora. Los primeras líneas húngaros, sin oposición, sin contacto, sin choque, se han hinchado a meter goles en la portería española. También el pivote magiar, señor de una tierra de nadie, ha contribuido al desorden defensivo hispano con unos cuantos goles, rebotes incluidos. Sin embargo, con el 5:1 impuesto por Juan Carlos Pastor al comienzo del segundo tiempo, España mejoró su actitud: chocó, presionó, robó balones y salió al contraataque. En tres palabras: resolvió el encuentro. Está visto que a los jugadores españoles les da igual el sistema, lo que necesitan es un cambio de actividad, que se les incentive, que se les motive. Otra coincidencia, segunda y última: Barrufet está ya definitivamente asentado en el Mundial. Y también hoy vistió de amarillo. Recuerdos a Molière.

Pasamos a las positivas. España ha introducido variantes para maquillar la Rolandodependencia. Ante Hungría, la conexión ha sido manchega, Alberto Entrerríos-Rolando, con trabajo previo de cruce. Lo mismo pero un poco disimulado, vamos. Por cierto, Rolando ha sido autor de 7 goles, mientras Alberto ha destilado una manita completa, uno de ellos incluso desde diez metros. ¡Aleluya, por el lanzamiento exterior español! David Davis, está haciendo un Mundial de miedo: además de sus robos de balón, hoy añadió seis dianas más a su ‘score’ particular. Los otros dos extremos tampoco han estado mal: Juanín (1 gol) y Víctor Tomás (3 goles). Íker Romero ha vuelto por sus fueros, aportando sus tantos como primera línea (3) y también desde la raya de penalty (otros 3). Éste es uno de los secretos de España: la efectividad desde los 7 metros. Si falla Íker, Juanín lo arregla. Y viceversa. En algunos compases del juego, hemos visto continuidad en las acciones ofensivas españols, obligando a la basculación defensiva húngara. Los seis jugadores han participado en el juego colectivo y con buenos resultados, especialmente para finalizar por los extremos desde su puesto específico. Raúl Enterríos, que llevaba algún partido sin jugar, ha tenido sus minutos de central ante Hungría. España necesita su aportación para desintoxicar a Chema Rodríguez, cuando le llega la asfixia y se le nublan las ideas. Hablan las cifras: 14.300 espectadores han visto el España-Hungría en directo en el SAP Arena de Mannheim. Parecen números de la NBA. Los germanos, en esto del balonmano, son cosa aparte.

Y termino. Es una lástima no poder estar en Alemania y presenciar el Mundial en directo. Pero, para los que nos tenemos que conformar con verlo en la pequeña pantalla, es una enorme satisfacción escuchar los comentarios de Juan de Dios Román Seco, no sólo ya por el calado de los mismos, sino sobre todo por sus intuiciones proféticas. Sus más de treinta y cinco años en el mundo del balonmano, cuajados de experiencias, tienen que fluir por algún lado y ahora afloran por la televisión. Sentimos que los banquillos españoles hayan perdido a un técnico ejemplar, pero nos alegramos por los telespectadores. Ver un partido ilustrado por las reflexiones técnicas del entrenador emeritense es otra cosa.

― Todo un lujo, mirusté, todo un lujo.

Sin duda.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris