Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momentos de reflexión   -   Sección:   Opinión

Sufrimiento

El tiempo no lo cura todo, lo que ayuda a sobrellevar el sufrimiento es lo que se hace mientras dura el dolor
Octavi Pereña
lunes, 22 de diciembre de 2014, 08:39 h (CET)
Se conocen una serie de enfermedades raras que provocan mucho sufrimiento a quienes las padecen. Una de ellas se denomina insensibilidad química y electromagnética. Las personas que las padecen son alérgicas a las colonias, suavizantes, detergentes, desodorantes, efecto que les obliga a mantener siempre cerradas las ventanas porque les llegan los olores de la ropa tendida de los vecinos. La reacción a los olores les obliga a hacerlo. La hipersensibilidad a las antenas de telefonía, a los inalámbricos…ampliada por la utilización masiva de estos artilugios en la sociedad actual hace que sean más las personas que sufren una enfermedad que la gente no comprende. Otra enfermedad rara que altera a las personas es la fatiga crónica que favorece las depresiones. Los desahucios, el paro y otras situaciones anómalas contribuyen a mantener crónico el dolor psíquico que tiene efectos físicos. Todo ello crea un malestar que lleva a las personas al borde del abismo, a sentirse solas y con tendencias suicidas.

El sufrimiento en toda su escala de intensidad tiene dos propósitos. El primero es hacernos entender que su origen se encuentra e el pecado que cometimos cuando estábamos en el lomo de nuestro padre Adán. La primera consecuencia del pecado que cometimos estando todavía en Adán fue la muerte espiritual, es decir, dejar de tener relación con el Creador, y la muerte física que más pronto o más tarde nos encuentra de manera ineludible.. El tiempo desde la fecundación hasta la muerte está marcado por el sufrimiento que tiene la finalidad de hacernos contar nuestros días, recordarnos que la muerte se esconde en la esquina esperando encontrarnos sorpresivamente. El otro propósito del sufrimiento es poner en evidencia nuestra fragilidad y llevarnos a confiar en Jesús que por ser Dios es la fuente de donde nace el poder necesario para hacer frente a las situaciones angustiosas que inevitablemente se nos presentan, victoriosamente.

La palabra pecado es un vocablo que hemos desterrado de nuestro diccionario particular. Si se persiste en hacerlo no se soluciona el problema del sufrimiento, no se elimina, con el agravante que nos quedamos solos con él con la consecuencia de desordenes psíquicos que intensifican el dolor. Uno se lo pasa muy mal estando solo ante el dolor.

El rey David que es un tipo de Jesús , Varón de dolores, en el salmo 38 que escribió incluye un aviso que reza así Para recordar, lo cual significa que el poema no se escribió para ser leído a toda prisa, sin darle el tiempo necesario para su comprensión, para hacer una lectura pausada y reflexiva.

Antes de dedicarnos al salmo, Joni Earecvkson Tada que en su adolescencia quedó parapléjica debido a un chapuzón, escribe: “A veces Dios permite aquello que odia para conseguir lo que ama. Mediante cosas como las enfermedades puede hacer mucho bien. No entenderemos a Dios ni a su manera de hacer las cosas hasta que no estemos en el cielo, pero nos da muchas pistas para comprender que podemos confiar en Él, y que si Él permite alguna cosa que odia, ha de ser para conseguir algo maravilloso. Él quiere que Cristo esté en ti y que sea tu esperanza de gloria”.

Creo que David no especifica en su poema ningún tipo de sufrimiento concreto, se refiere a ello de manera genérica, para que cada persona que sufre pueda hacer suya su experiencia : No hay nada sano en mi carne, a causa de tu indignación, no hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado. Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza, como carga pesada se han agravado sobre mí. Hieden y supuran mis llagas, a causa de mi locura. Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, ando enlutado todo el día. Porque mis lomos están llenos de ardor, y nada hay sano en mi carne. Estoy debilitado y molido en gran manera, gimo a causa del gemido de mi corazón” (vv. 3-8).

Después de la larga exposición de sus sentimientos que son producto del dolor, David concluye su poema con una muestra de plena confianza en el Dios cuyas saetas cayeron sobre mí (v.2). De esta manera expresa su confianza en el Dios que permite que ande en valle de sombra de muerte (Salmo 23:4): No me desampares, oh Señor, Dios mío, no te alejes de mí. Apresúrate a ayudarme, oh Señor, mi salvación”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris