Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

La 'puta España' de Pepe Rubianes ante el Tribunal

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
domingo, 28 de enero de 2007, 09:35 h (CET)
La Fiscalía de Sant Feliu de Llobregat (Barcelona) ha acusado a Pepe Rubianes de un delito de "ultraje a España" y solicita una multa de 21.600 euros por aquello de “La puta España”. Pues qué quieren que les diga, a mí me parece muy bien que haya algún tribunal nos aclare si se puede insultar así a España. Bueno, también agradecría que me informaran de qué me pasaría si dijese yo lo mismo de Cataluña, Galicia o Canarias.

Uno, que está tan lejos de ser un facha repelente como de ser un rojo peligroso, piensa que la Libertad no puede amparar disparates de ese calibre. Para presumir de progre no hace falta insultar a España ni a la inteligencia de los demás. Yo me pregunto si los “progres” en versión francesa, china o maltesa necesitan insultar a su propia nación para sentirse progres, avanzados o, llámese como se quiera, de izquierdas. Nunca he entendido el razonamiento por el cual sólo los de derechas parecen tener el “copyright” del amor a España y los de izquierdas parecen aceptarlo y hasta darles la razón. Menos mal que de vez en cuando “rojelios” levantiscos como Bono o Rodríguez Ibarra sacan a pasear sus instintos nacionales al mismo tiempo que su militancia de izquierdas.

Pero estaba con Rubianes, hace falta ser memo para querer hacer gracia insultando, insultando a una nación, digo, hace falta ser memo para creer que la hace, y hace falta ser memo para encontrársela y reírse, como aquel presentador que se partía de risa. Conste que he estado a punto de escribir “patria” en vez de “nación”, pero luego me iban a llamar facha, qué país!. ¿Pero desde cuándo un francés es peligrosamente facha por amar a Francia? ¿Pero desde cuándo un noruego es de derechas por amar a Noruega? ¿Desde cuándo es malo que un español ame a España? ¿Por qué está mal visto? ¿O sea que ser nacionalista vasco, catalán o gallego es “tope guay” pero ser español es de gilipollas y tarados? La multa que le caiga al puto Rubianes le estará más que bien por inculto, bruto, ignorante y creerse el no va más de la progresía.

Y el coro. El coro de soplagaitas que salió a continuación a explicarle, interpretarle, traducirle, disculparle y comprenderle. Media España salió entonces a convencernos de que la culpa la teníamos nosotros, que el pobre chaval en realidad no había querido decir eso, que le habíamos malinterpretado, que si la libertad de expresión, que si él en realidad no pretendía... Pero oiga, señores, que los demás también tenemos estudios, que no hemos nacido ayer, que sabemos entender lo que se nos dice, sabemos en qué mundo vivimos y con quién hemos de vérnoslas. ¡¡¡Joé, que también pensamos!!!

Este tipo de personajes penosos me recuerda mucho a las personas que poblaban el casino de mi pueblo en los años setenta, eran cerrilmente franquistas, absurdamente cegados a todo lo que no fuese como ellos querían que fuese, al que no fuese de su clase, de su dinero, de sus elevadas profesiones, de su distinción social. Pobre del que pensase de manera diferente a ellos. Eran capaces de llamar al cuartelillo si te oían presumir de que no ibas a misa, si te oían que el alcalde del pueblo era un pringao, si tenías llevabas pantalón de pata de elefante y el pelo un poco largo.... Joé, pobre del que pensase de manera diferente a los preceptos estrictamente correctos del momento.

Estos del Rubianes son igualitos, o piensas como ellos o la has cagao, eres un apestado, pueden negarte el saludo para no contaminarse de alguien que piensa que ser español no es vergonzoso. Conozco a uno, juro que es verdad, que se me disculpaba por tener en su jardín unas flores rojas y amarillas. “Bueno, lo siento, sé que queda un poco facha, pero es que estas flores son así”

Yo animo a tanta gente bienpensante a que vayan a Francia, a Colombia (Por cierto, ¿han reparado en que hasta la guerrilla ultraizquierdista se viste con los colores nacionales? Digo yo si serán fachas y comunistas perdidos, todo al mismo tiempo), o a la República Centroafricana y se pongan a “cagarse” en esa nación desde cualquier estrado... Que vayan, a ver qué cuentan cuando vuelvan a esta puta España...

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris