Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Sordos y ciegos

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 28 de enero de 2007, 09:35 h (CET)
La falta de respeto a los españoles, sean votantes o no del Partido Popular, por parte del presunto líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, y de los que le dictan lo que debe hacer, raya ya en lo indignante. En todo este proceso sobre si se concedía o no la prisión atenuada para el etarra De Juana Chaos, todos hemos oído y leído como se ha pronunciado a lo largo de estos últimos días el Gobierno de Zapatero. Este pronunciamiento no ha sido otro que el de que en todo momento se respetaría la decisión de la Audiencia Nacional. Todo lo contrario de lo hecho por el PP que no solamente no ha manifestado que acataría la decisión judicial, si esta era en el sentido de favorecer la situación carcelaria del preso en cuestión, si no que lo que ha hecho en todo momento ha sido presionar a los miembros de la Audiencia Nacional que entendían en el caso para que el veredicto final sea el que se ha dado: No conceder la prisión atenuada al miembro de ETA en huelga de hambre.

Pues bien, la respuesta, no podía ser otra viniendo de un individuo con un permanente ataque de cerrilismo, en esto han convertido Acebes y Zaplana a Rajoy, en un verdadero cerril, intolerante e intransigente extremista que cada vez que abre la boca es para difamar o insultar, Rajoy, ha dicho que con esta decisión la Audiencia Nacional ha “desautorizado” al Gobierno. Todos entendemos el efecto que con dicha afirmación pretende crear Rajoy, este no es otro que el de mentalizar a la opinión pública de que lo que el Gobierno quería era que la Audiencia Nacional decidiera suavizar las condiciones penales y físicas en que se encuentra De Juana Chaos.

Que somos tontos, es algo a lo que ya nos estamos acostumbrando los españoles, ya que el PP al menos así lo cree, pero es que, además, ahora resulta que somos sordos y ciegos. Una vez más tengo que repetir aquello que dice: “Hay tontos que tontos nacen y tontos que tontos son y tontos que tontos hacen a los que tontos no son”. Pandilla de impresentables.

Noticias relacionadas

No todo se solventa con la prisión

Hay penas que sólo pueden penarse en familia

Renovarse o morir

Desde la militancia apelamos a la honestidad personal e intelectual del futuro líder, su competencia política y su lealtad a una España sin fisuras ni frivolidades nacionalistas

Amenazas para España: separatismo, feminismo combativo y Justica populachera

“Resulta que no sirve de nada que se cierren las heridas si se cierran con la mierda dentro” Nerea Delgado

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIX)

El deseo de dar de comer todos los días a los de la propia familia consigue lo que no hace la convicción

Ser estoico

El libro de Massimo Pigliucci titulado Cómo ser un estoico nos hace reflexionar sobre la conducta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris