Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Triunfó el Estado de Derecho

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 27 de enero de 2007, 09:01 h (CET)
No podía ser de otra forma. El Pleno de la Audiencia ha estado a la altura de la seriedad que se le supone, además de responder al sentir de la ciudadanía. Al menos eso parece ser la voz de la calle y “a la calle no hay quien la calle”. También Internet está difundiendo lo que el ciudadano pedía: entre las numerosas encuestas revisadas, ni una sola da mayoría a otra opción que no sea la continuidad de José Ignacio de Juana Chaos en prisión.

Una vez más el Estado de Derecho ha salido a flote. ‘Montesquieu’ ridiculiza a Zapatero cada vez que éste se desvía de la senda democrática. La ciudadanía cada vez cree menos en embaucadores, encantadores de serpientes y vulgares mentirosos. Y menos aún en opiniones partidistas; entiéndase las referencias al tema por parte de Manuel Chaves y otros ‘contrafuertes’ del partido.

Se supone que el entorno abertzale entablará el correspondiente recurso de súplica, porque numerosas opiniones del partido socialista han puesto sobre la pista a los defensores proclives a la liberación o a la prisión atenuada. Aún recuerdo un director general de la Consejería de educación de la Junta de Castilla y León que prohibía a sus técnicos salir a los medios de comunicación, bajo permanente amenaza, porque decía que con sus opiniones daban pistas al enemigo; es decir, a los sindicatos y al principal partido de la oposición en la comunidad. Pues algo parecido ha hecho Manuel Chaves, solo que a las claras y sin prohibiciones.

La moraleja que sacamos del acuerdo adoptado por los magistrados de la Sala de lo Penal es que el Estado de Derecho vuelve a estar a salvo; no se cede ante el chantaje ni la mentira; cuatro de los votos del Pleno de la Audiencia son una preocupación para la ciudadanía, hasta que podamos leer cada voto particular; el infantil desliz de petición del fiscal respecto a recluir al etarra en “prisión atenuada en domicilio con vigilancia”; la reacción brutal de la violencia callejera y la posibilidad de un nuevo atentado.

Una resolución contraria a la adoptada hubiera generado alarma social. Sería motivo para que otros presos siguieran el mismo camino; la siniestra abertzale hubiera celebrado el fallo, como De Juana Chaos brindaba cada vez que la banda creaba más y más víctimas; el Estado de Derecho hubiera degenerado en un ‘Estado de desecho’; seguramente hubiera supuesto un triunfo para el presidente Rodríguez Zapatero – aún bajo el síndrome de Estocolmo --, pero un fracaso para la democracia.

La decisión de José Ignacio de Juana Chaos debe respetarse. Ni está tan grave, ni los médicos que le atienden tienen derecho a crear innecesaria alarma social. Es de dominio público que también ahora sigue dieta blanda. Eso no es huelga de hambre... ¡Es una chapuza! Ésta es la tercera vez que intenta engañar a los medios de comunicación y a los ciudadanos.

El preso De Juana Chaos representa el concepto de lucha armada para la banda, mientras esté en prisión. Fuera del ‘trullo’ es un estorbo, ‘material quemado’ para el mundo abertzale y un peligro para el Estado de Derecho. El odio que almacena es directamente proporcional a su capacidad de hacer mal. Está perfectamente donde está.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris