Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

Talento

El empleado que usa su talento en el trabajo potencia el valor de su empresa u organización
José Manuel López García
viernes, 12 de diciembre de 2014, 08:01 h (CET)
El desarrollo del talento en el trabajo, y de modo general en cualquier actividad es una de las asignaturas pendientes en la sociedad actual. Quizás, porque existe una cierta prevención, y no se desea asumir nuevos proyectos que impliquen riesgos. Se pueden aumentar las capacidades en las tareas que se realizan, y esto es algo que en el campo laboral, no se suele tener en cuenta.

Además, la resiliencia o resistencia que las personas poseen ante las vicisitudes y avatares de la existencia es la expresión de la capacidad de superar los errores, y volver a intentar realizar las cosas del mejor modo posible, sin dejarse vencer por el desaliento.

Es significativo que en el mundo empresarial de Estados Unidos en numerosas entrevista de trabajo, una de las preguntas habituales es la de cuántas veces ha fracasado la persona que está siendo interrogada. En cambio en España, lo más común y frecuente es que la cultura del éxito impide la aceptación de los errores. Porque de los fracasos se aprende y mucho. Aunque también es cierto que el talento se puede emplear, para minimizar las posibilidades de equivocación en las tareas que se emprendan.

Lo que pone de manifiesto que la valentía, y no el miedo, es lo que, realmente, impulsa de verdad la innovación y la excelencia, ya que presupone que se están aceptando riesgos controlados para intentar mejorar la calidad de lo que se está realizando.

El empleado que usa su talento en el trabajo potencia el valor de su empresa u organización. En el fondo, es la puesta en práctica de una actitud enérgica y llena de ilusión en el trabajo, lo que a través de una actitud constructiva es la expresión de una forma de trabajar excelente.

El empleado talentoso aporta sus cualidades a la organización para la que trabaja. Y no cabe duda que, es compatible con la aplicación del talento, la técnica del ensayo y error de un modo medido y controlado, en algunas situaciones y casos concretos.

Indudablemente, todos disponemos de talento para hacer algo y, en cambio, podemos ser mediocres en otras actividades. Si bien, la libertad de acción y el esfuerzo aumentan las capacidades y las habilidades, de un modo mayor, de lo que, en principio, se puede suponer.

Es necesario potenciar una cultura del talento y de la organización en las empresas y en las instituciones para que propicien el desarrollo de las capacidades, y no establezcan barreras que imposibiliten el incremento de las mismas.

El entorno laboral debe ser, a mi juicio, más flexible, y debe haber más comunicación. Lo que se une a la conveniencia de un intercambio de información entre los trabajadores que mejore el ambiente de trabajo y, consecuentemente, el rendimiento y la satisfacción de cada trabajador.

De hecho, la comprensión y amabilidad de los jefes, el respeto, la racionalidad, los buzones de sugerencias, las horas libres suficientes para hacer compatible la vida laboral y la familiar, etc., son estrategias que dan buenos resultados, entre otras cosas, para evitar la fuga de talentos en las empresas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris