Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

La concejala antisistema

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 25 de enero de 2007, 21:52 h (CET)
Hay cosas que no pueden ser y además son imposibles. No estoy muy seguro de quien lo dijo pero debería estudiarse en las escuelas de primaria, a ser posible como parte del currículum más básico, para que nuestros niños no se metan a políticos. Yo siempre me he preguntado cómo podía ser posible que un partido mexicano fuese a la vez revolucionario e institucional. ¿Si era institucional contra quién hacía la revolución? Claro que también me preguntaba cómo podía ser perfectamente demócrata y llevar más de sesenta años ininterrumpidos en el poder...

Nunca hallé respuesta a mis preguntas ni nunca la hallaré, me temo. Y
eso me pasa cada dos por tres en esta España de 2007. Por ejemplo
también me pregunto cómo hace ETA para colocar bombas, destruir un
aparcamiento, matar a dos personas y defender la paz. Todo al mismo
tiempo, todo en la misma acción. Preguntas cómo esas me han quitado el
sueño durante largas y tenebrosas noches. Se me antojan más difíciles
que demostrar la virginidad de María exclusivamente a la luz de la
Razón. Imposible, vaya. (Por favor, católicos, no se me echen a la
yugular, relean y tomen nota de que me refiero: “exclusivamente a la luz
de la Razón”, no de la Fe). También me inquietan profundamente otras
contradicciones que han saltado últimamente a la prensa. Por ejemplo la
de la concejala catalana que se autodefine como una “antisistema”.

Me gustaría extenderme en el paradójico y contradictorio comentario, que
se presta fácilmente al lucimiento, pero creo que ya llego tarde, que de
la pobre se ha cachondeado ya medio mundo, permítanme exclusivamente
preguntarme en voz alta cómo es posible estar a la vez dentro y fuera
del sistema. Del Sistema, quiero decir. Cómo es posible trabajar y
combatir a la vez el Sistema. Cómo es posible tener un horario para
cumplir con el Sistema, cobrando, y tener otro horario para oponerse.
Posiblemente gratis, imagino. A mí todo esto me suena a que se están
riendo de nosotros, se están quedando con nosotros y no les importa que
lo sepamos. Se frotan las manos, nos hacen pasar por la urnas, nos
cobran impuestos, tenemos que desayunarnos todas las mañanas con sus
caras en los periódicos y encima tenemos que leernos sus descubrimientos
filosóficos como el que les digo. Bueno, al fin y al cabo nos hacen
reír, algo es algo.
Lo último de esta concejala y sus congéneeres es que nos quieren cobrar
por trabajar. O por el fruto de nuestro trabajo, vaya, que es lo mismo.
La estupidez de los políticos es un mal que se extiende más rápidamente
que la gripe aviaria y el contagio va del País Vasco a Cataluña y de
aquí a Galicia y nos quieren hacer pagar por tener dos pisos. No, no es
mi caso, sosiéguese el lector, yo sólo tengo la casa que habito, mal que
me pese. Me pregunto alterado si llegará el día que tengamos que pagar,
más todavía, por tener dos coches. Ése sí es mi caso, bueno, es el de
Misanta y el mío. Ambos lo necesitamos para trabajar, pero, ya puestos,
me temo lo peor.
Conste que yo creo que sí, que el Estado debe hacer más para cumplir el
derecho constitucional a la vivienda digna, sí. Miren, les doy mi muy
sincera palabra de honor de que estas noches de intensa helada mesetaria
me acuerdo de todos aquellos que no tienen casa, se lo prometo. El
Estado no cumple su función cuando no consigue que todo ser humano
disponga de una casa, digna y confortable, en la que vivir. Si sigo
filosofando por ese camino suelo terminar preguntándome entonces para
qué está el Estado, para qué lo queremos, para qué nos sirve, si no
sería mejor alquilárselo al dueño de El Corte Inglés, a Ruiz Mateos o a
Polanco y que lo gestionen ellos que seguramente tendrían experiencia
suficiente.
Llegado ese punto me detengo, pongo los pies en el suelo y digo que sí,
que el Estado puede y debe hacer mucho más por los que no tienen casa.
Por ejemplo, cambiar la Ley, respaldar a los que estarían encantados de
poner la suya en alquiler, defender a quienes han sido despojados de su
propiedad por delincuentes bien asesorados, atrapar a los que
desaparecen después de causar indescriptibles daños en la propiedad
ajena y obligar a los inquilinos que con prodigiosas excusas trampean
año tras año sin pagar a los arrendadores. Claro que el Estado puede
hacer más por los sin techo.
No estoy personalmente preocupado porque no tengo dos casas, pero además
de los dos coches tengo dos bicis, dos sofás y dos vajillas. Me pregunto
si tener dos hijos. Por las dos esposas ya ni pregunto.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris