Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   -   Sección:   Opinión

Latinoamérica

El aumento de las inversiones en infraestructuras, educación e innovación es esencial
José Manuel López García
miércoles, 10 de diciembre de 2014, 08:20 h (CET)
En esta Cumbre Iberoamericana de 2014 en Veracruz se están discutiendo diversas alternativas políticas y económicas, para que Latinoamérica supere situaciones de pobreza y desigualdad que entorpecen su desarrollo. Es cierto que los países americanos no pueden basar su economía en la explotación de las materias primas, ya que tienen que modernizarse más, y apostar, de modo decidido, por las nuevas tecnologías.

Y lo más decisivo parece, sin duda, apoyar de una manera muy fuerte la calidad educativa, y la formación de la totalidad de la población de este continente, sin desigualdades injustas, ya que existe un derecho a la educación, que no debe ser ignorado por motivos económicos.

En esta cumbre los altos mandatarios reunidos, y la Secretaria General Iberoamericana Rebeca Grynspan parece que están de acuerdo, en la necesidad de impulsar políticas públicas, que favorezcan, de forma clara, la revolución digital y la innovación, como fuentes de prosperidad y progreso para todos los países iberoamericanos.

El aumento de las inversiones en infraestructuras, educación e innovación es esencial, porque el incremento de la productividad y la riqueza van unidos al desarrollo de la investigación, y a la digitalización de diversos tipos de actividades. Esto produce un mayor rendimiento laboral, y una competitividad más elevada.

Evidentemente, la población latinoamericana está siendo cada vez más exigente al disponer de más información. Y esto es enormemente positivo, ya que da la posibilidad de reiterar la importancia de la existencia de una real transparencia política y económica, en los diversos países latinoamericanos.

A mi juicio, el mayor problema en América es la desigualdad existente que causa graves desajustes sociales que repercuten, inevitablemente, en la vida de los ciudadanos. La igualdad en el acceso a los bienes básicos y a la educación será el elemento dinamizador clave, para el logro de un efectivo progreso en Iberoamérica.

La corrupción supone un 7 por ciento del PIB latinoamericano, y es algo que no puede seguir siendo así. Está en juego el presente y el futuro de este maravilloso continente.

Y existe otro activo importantísimo que es el español. Los 500 millones de hispanohablantes son para España la manifestación de la existencia de una comunidad inmensa, con la que se puede dialogar, reflexionar, intercambiar contenidos, experiencias, etc.

La industria cultural se vería inmensamente reforzada, si la sociedad de la información y del conocimiento, fuera una realidad efectiva en Hispanoamérica, porque los intercambios de conocimientos, investigación, ciencia y arte podrían ser masivos, o al menos, mucho más abundantes de lo que son en la actualidad.

En el fondo, los cambios que se están debatiendo y discutiendo constructivamente en esta XXIV Cumbre Iberoamericana también afectan a nuestro país. Si bien es cierto que la situación española no es la misma que la de Latinoamérica, porque existen rasgos y características sociales y económicas diferentes, lo cierto es que la necesidad de un cambio basado en la digitalización y la formación es algo innegable, a mi juicio, en una economía global que depende del resto del mundo, de una forma cada vez más creciente.

México, España y Brasil son los tres países que deben, tal vez liderar, por su mayor dimensión y fortaleza, un proceso de renovación económica, política y social en Iberoamérica. Respecto al estado mexicano es indudable que, con una población estimada en 2014 de 119 millones de habitantes, es una nación con muchas posibilidades de un mayor crecimiento. Aunque también es cierto que debe solucionar el problema de la violencia y la inseguridad, algo extensible a una parte considerable del territorio americano.

Además la Unión Europea debe tener más presente la dimensión económica de Iberoamérica de cara a las exportaciones y, en general, en relación con una intensificación de las relaciones comerciales, con estos países.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos

Inés Arrimadas, la chica del 17

Perfiles
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris