Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El arte de la guerra   -   Sección:   Opinión

Verdades verdaderas

Santi Benítez
Santi Benítez
miércoles, 24 de enero de 2007, 21:14 h (CET)
Uno de los recuerdos más vividos que tengo de mi niñez es la imagen de mi abuelo, sentado en la mesa de la cocina, con la mirada perdida y un pitillo entre los dedos cuya ceniza a partir de la braza alcanzaba una longitud inverosímil, sólo posible porque la mano que sostenía el cigarrillo no se movía un ápice, hablando de la guerra civil. Recuerdo, como si fuera hoy, la cara de mi madre, que lo miraba con esa expresión que le he visto en alguna otra ocasión que escucha palabras sobre el sufrimiento de alguien, como si tuviera una desazón por no poder hacer algo y aliviar ese sufrimiento sumergido en el tiempo. Y la cara de mi padre, con la vista puesta en sus zapatos, retorciéndose las manos de impotencia ante las palabras de aquel viejo recio que parecía hacer callar hasta a los pájaros del patio, por respeto, por reverencia a los que fueron al infierno y lograron volver para contarlo.

Siempre he pensado que el más cabrón de los sentidos es la memoria. Y lo llamo sentido porque los auna todos en imágenes, instantes de los que recordamos el color del cielo, el sabor del aire, el sonido que nos rodeaba, e incluso los olores. De ahí que la palabra sea tan peligrosa, que dé tanto miedo a aquellos que nos quieren convertir en desmemoriados, porque con ellas se trasmiten esas imágenes, esos instantes. Es por eso que los primeros que caen cuando las armas quieren imponerse al pueblo son los que hacen palabras y aquellos que enseñan a hacerlas, a juntarlas en frases que sirvan para trasmitir imágenes y expresen opiniones. Y, a su vez, aquellos que se atreven a leerlas corren el peligro de sufrir la misma suerte.

Este fin de semana he leído un artículo de Javier Marías que ha retrotraído a aquel día que, sentado en el suelo del patio, escuchaba las palabras de mi abuelo "(...) con los brazos en alto gritando ¡Rojos al paredón! ¡Rojos al paredón!, y Pepita lloraba en el salón - no te preocupes mi amor, si por aquí no me conoce nadie-. Y de madrugada oíamos las botas por las escaleras, tocar en alguna puerta y llevarse a alguien que sabías que no volverías a ver. Lo peor era la día siguiente en el mercado, cuando escuchabas los coros de viejas matronas alcahuetas diciendo "Se lo tenía merecido, por rojo", y otra contestaba "Yo siempre supe que era masón". Y tenías que morderte la lengua sabiendo que Juanito sólo era maestro y qe lo denunció el casero por rojo porque debía tres meses de alquiler".

Todavía no hemos llegado a tanto hoy día, pero lo que si es cierto e impepinable es que ante el contraste de ver, por vez primera en la historia de nuestro país, a la guardia civil manifestándose en la calle en un alarde de libertad jamás visto, por otro se le dice a alguien en la Puerta del Sol ¡Perra, roja, miliciana, guarra! por comprar según que periódico, o se puede leer en los comentarios de un blog "...El otro día compre una bolsa de tierra para ver como puede oler el suelo a tres metros de profundidad... yo de tí tambien lo haría y así no te pillara de sorpresa. Hasta pronto (más pronto que tarde)". Tiene su gracia que en lo refuerzos mediáticos de esta derecha, que jamás ha dejado de ser extrema, se le llame a la izquierda guerracivilista o se la acuse de querer imponer algún tipo de pensamiento único, cuando tenemos que tragarnos a Acebes indignado por televisión porque un guardia civil puede ejercer sus derechos como ciudadano y como trabajador, que se le llene la boca de pacto antiterrorista, cuando el pacto antiterrorista fue iniciativa del PSOE, o que mienta sin ningún pudor diciendo que la euro orden no está en vigor, y que es el gobierno quien debe ilegalizar un partido político, cuando eso corresponde al poder judicial.

Acebes no matiza o interpreta, miente como un bellaco, miente como mienten aquellos que llaman "alzamiento nacional" al golpe de estado del 36, miente como nos mintió en las postrimerías del 11-M, miente como mintió Jiménez LoSantos cuando amenazaba a los ecuatorianos desde los micrófonos de la COPE para que no acudieran a la manifestación del día 13 de enero contra el terrorismo, miente como miente Alcaraz para poder atraerse a ese elenco pordiosero y mísero de banderitas con el buitre el yugo y las flechas que tanto Acebes como Rajoy se ponen de fondo en las fotos de sus baños de masas, miente como miente esta derecha guerracivilista a la que se le atraganta la democracia. Esa misma democracia que los ha dejado solos con sus mentiras, con sus reiterados intentos de engañarnos a todos diciendo que son unos patriotas mientras aprovechan un asunto de Estado para hacer electoralismo, mientras siguen sin aportar absolutamente nada al bienestar de sus compatriotas, a excepción del inmovilismo y la crispación social que la propia Libretalidad Digital adelantaba en abril de 2004.

Se acabó lo que se daba. O hacen su trabajo, que es aportar a la democracia, apoyar a los ciudadanos en sus deseos de paz y dar alternativas políticas mediante propuestas reales de mejora, o que se vayan a descargar camiones. Y que lo tengan claro, esto no es Estados Unidos, ni estamos en 1936, por mucho que cualquiera de las dos cosas les pongan a 100, señores del PP.

Suena de fondo "Elevation", de U2.

Buenas noches, y buena suerte...

Noticias relacionadas

Carles Puigdemont, President en el exilio

Perfiles

MacIntyre y la Ética en los conflictos

Esta obra de este filósofo moral trata del deseo y el razonamiento práctico

El mal ya está hecho. El 21D un mero trámite

“El amor, la amistad y el respeto no unen tanto a la gente como un odio común hacia alguna cosa” A. Chejov

Para los primeros cristianos la Navidad no era relevante

Para los primeros cristianos la celebración del nacimiento de Jesús no era relevante

Hacer amigos

Los amigos nos sacan de la soledad social que tantos estragos ocasiona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris