Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

De Juana Chaos debería estar en libertad...

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 25 de enero de 2007, 21:52 h (CET)
Bien digo en el título, bien digo, no me he confundido. El terrorista José Ignacio de Juana Chaos debería, en virtud de la nefasta legislación española, disfrutar de libertad... eso sí, en su lugar, cumpliendo prisión deberían de estar los culpables directos, ya sean legisladores, fiscales, magistrados etc, responsables de velar para que las normas no se tornen lesivas contra la sociedad y favorables a los asesinos.

Sus señorías deberían haber previsto que con las absurdas redenciones automáticas del Código Penal de 1973, bien podía salir en libertad, entre otros, el terrorista de Juana Chaos condenado a casi tres mil años, amén de no arrepentirse jamás de sus asesinatos, se supone en todo caso que las redenciones han de ser para los que den muestras de arrepentimiento.

Este fanático bufón de mentalidad enferma no sólo no se arrepiente además se burla de los asesinados y de sus familias disfrutando como un majadero con lombrices los atentados de sus colegas.
Incluso llegó a decir después del asesinato del matrimonio Becerril en Sevilla, “ya he comido para todo el mes."

Juan Fernando López Aguilar, dijo hace tiempo que la excarcelación de De Juana no debería suceder, así como que en 2003 se pusieron en marcha nuevas legislaciones, penal y penitenciaria y un nuevo Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria "precisamente para evitar esta clase de injusticias".

¡Treinta años!..., para que los veladores de hacer justicia se dieran cuanta de la monstruosidad legislativa que aún sostenía el código penal del 1973.

¿Dónde están los culpables?
Unos viviendo como maharajaes y los activos en aquellos momentos intentando trasquilar leyes y buscar archivos, sacar papeles, y revolver dios con el diablo, para que de Juana Chaos, no fuera puesto en libertad, es decir, intentaron solucionar en unas semanas lo que llevaba 30 años dejado de la mano de dios. Después de rebuscar lograron encontrar retazos, para condenarle, ya que los “Asesinatos ciertos” se les habían ido por descuido.

En Agosto del 2006 la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condenaba al etarra Juan Ignacio de Juana Chaos a 12 años y medio de cárcel como autor de un delito de amenazas terroristas, con la agravante de reincidencia, dirigidas contra cinco responsables de prisiones en dos artículos publicados en Gara en 2004.

Resumiendo, de Juana Chaos esta en prisión hoy, no por asesinar a 25 personas, está por proferir amenazas...

Por haber asesinado a 25 personas pagó más o menos nueve meses víctima y por amenazar a los responsables de prisiones doce años por dos artículos, según el propio terrorista, de "pura" crítica política ante la campaña mediática que dijo estar sufriendo para evitar su excarcelación.

Lógicamente estimando que otros de su misma ideología por el mismo o parecidos conceptos gozan del tercer grado, el terrorista reclama la libertad ya que entiende que se le ha juzgado, no por sus delitos que ya tiene pagados, sino por no haber previsto “el regalo por asesinato” por parte de quien correspondía velar.

Personalmente he denunciado a TPI al poder legislativo español, pero me temo que ellos son el poder y el poder siempre hace y deshace a su antojo.
Pero lo intento.
Dicho lo dicho, siendo justos con la lógica, el más sanguinario terrorista etarra por lo que hoy está condenado debería tener al menos el tercer grado, repito, por lo que está condenado, y por los asesinatos cometidos, al menos, jamás debería haber salido de prisión hasta su muerte...

De esta sangrienta y patética paradoja tiene la culpa los responsables de legislar, magistrados y fiscales e incluso políticos que deberían haber previsto, treinta años tuvieron, que de seguir con el Código Penal de 1973 ( los más crueles asesinatos se pagarían ) a nueve meses por víctima.

Estos, quienes correspondan, son los que beberían estar en prisión y desgraciadamente el terrorista, por lo juzgado, en libertad condicional.

A nadie le puede quedar duda que, de no ser por la enorme y lógica alarma social, y otros intereses políticos, que produjo en su día el caso en cuestión, hoy el asesino etarra no estaría en prisión, al menos como está actualmente.

Y sin embargo está en un estado lamentable, motivo por el cual la audiencia nacional estime la posibilidad del tercer grado ante el estado de salud del preso.

Lo dicho, una vez más el poder justifica el poder sin asumir más responsabilidades que ordenar y condenar, eso sí, siempre al prójimo

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris