Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El pasodoble que añoro

Antonio García-Palao
Redacción
jueves, 25 de enero de 2007, 21:52 h (CET)
Qué tendrá que ver la hermosura de un brillante pasodoble con la crueldad irracional. Qué la luz del mediterráneo con la oscuridad de la muerte. Qué la alegría de una mañana de domingo en el templete de la banda de música con la tarde morbosa y el olor a sangre seca. Qué la hierba verde de los pastos con la arena polvorienta y estéril del coso taurino.

Si el vulgo del tendido pudiese siquiera intuir lo que significa para un compositor sensible escuchar su música como preludio a la barbarie y cómo la belleza de los acordes que acaricia y elige cuidadosamente queda profanada por la perversión disfrazada con lentejuelas, abandonaría la plaza avergonzado.

Me desgarra la belleza del pasodoble de Penella porque evoca mi infancia en el parque, al son de clarinetes uniformados en terceras. Pero también me recuerda el horror de la muerte y el error de la inconsciencia que genera sufrimiento con arpones banderilleros e infames estoques.

Dos pasos por segundo para celebrar la pacificación de los ejércitos. Ciento veinte pasos por minuto para acudir con los niños a los jardines de cada pueblo. Suenen redobles y platillos, trompetas y flautines para entonar romanzas y pasacalles de Vives, Soutullo o Chueca que tararearan nuestros abuelos. Engalanemos nuestras fiestas con inofensivos banderines y organicemos mil juegos inocentes. Vuelen serpentinas de colores por las calles.
Llueva confeti del cielo y celebremos el amor a ritmo de pasodoble.

Pero desfilen con humildad los toreros sólo para admirar con respeto la belleza imponente de la vida que creció en el campo en un solo lustro, y condenemos la vanidad y el negocio mortal al destierro. Que no cruce la muralla la sinrazón del palurdo ni la perversión del intelecto. Suspiren los emigrantes con un pasodoble de la España feliz, soleada y buena, y dejemos que nuestros queridos toros se enamoren si quieren de la luna, y que de amor mueran ya viejos en los encinares de Salamanca o las dehesas de Extremadura. Ojalá que así sea.

Noticias relacionadas

Animalistas se coordinan para traducir un poema vegano a todos los idiomas

¿Os imagináis al mundo hablando un mismo Canto que nos salvase?

Dar tiempo al tiempo, lección de sobriedad

“Tiempo al tiempo aunque por dentro la ansiedad nos esté carcomiendo”

¿Para cuándo la libertad de los chavales de Altsasu?

El caso Altsasu será un proceso judicial de largo recorrido (recursos al Tribunal Supremo y Constitucional) que terminará indefectiblemente en el Tribunal Europeo de Estrasburgo quien volverá a dar un tirón de orejas a la Justicia española

La ceguera humana

“No importa la lucha, lo verdaderamente culminante es renacer, considerarse parte de la vida, imaginar otro mundo más humano, concebir otro aliento no tan murmurador y prudente”

Esto rueda solo

Ahora hay políticos que, ante esta situación de bloqueo, dicen que hay que cambiar incluso la constitución, para hacer una segunda vuelta o no sé qué tonterías más
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris