Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un Zapatero al borde de un ataque de nervios

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 24 de enero de 2007, 21:14 h (CET)
Bueno, lo que nos faltaba oír. Estamos enfrentados a un gobierno sustentado únicamente en el apoyo de los partidos nacionalistas, porque si nos atenemos a lo que ha dado de sí el debate parlamentario de el día de hoy, con la comparecencia del señor Presidente del Gobierno pretendiendo hacernos creer, a los ciudadanos, que su política terrorista ha sido un éxito y que la culpa de todos los reveses de su “particular” negociación con la banda terrorista la tiene el PP y, en particular, el señor Rajoy, por no haberle apoyado.

Sólo reconoció un “error de optimismo”, el del día 29 de diciembre, pero se ha olvidado de la sarta de errores que viene arrastrando desde que se hizo cargo del gobierno, como si nada malo hubiera sucedido bajo su incierta y desconcertada batuta.

Seamos sensatos y utilicemos, si es posible, el poder de nuestras neuronas: el cometido del partido de la Oposición no es precisamente el apoyar las actuaciones del Ejecutivo, sino buscarle sus errores para intentar que los corrija. Sentada esta premisa, resulta obvio hasta para el más zote que, el señor Zapatero, no les puede pedir a los del PP que apoyen unas actuaciones en las que se ha saltado todas las reglas previas establecidas por el Pacto para las Libertades (recordemos que, según reconoció el propio Presidente, fue propuesto por él mismo) y dejado fuera de la lid política al otro firmante; ahora, sin embargo, busca otro pacto que sustituya al anterior al que pretende añadir, como no podía ser menos, a los grupos de nacionalistas y comunistas que le han apoyado en su dislate ¡chúpate esta! Veamos si conseguimos dejar las cosas claras: supongamos que yo firmo con otra persona un contrato con unas determinadas cláusulas. Llega un momento en que quiero prescindir de lo que he firmado y opto por incumplirlo unilateralmente, dejando al otro contratante estupefacto y perjudicado; luego, cuando las cosas me van mal, pretendo reclamarle a aquel a quien engañé que me apoye en base al tal contrato ¿difícil de entender, no? ¿Quién ha sido el sinvergüenza? Ya sé lo que me contestarán y tienen razón. Apliquenle la fábula al señor Zapatero y averiguarán quién tiene o no razón o quien es el bueno o el malo del cuento.

¿Qué ha pretendido el inefable señor Zapatero? Sencillamente conseguir un arreglo con la ETA cueste lo que cueste, para sacar rendimiento político de él ¿De qué medios se ha valido para lograr arrimar el ascua a su sardina? De todos. Los lícitos y los ilícitos o sea que ha empleado las siguientes artes: desde presionar a los fiscales para que no persigan a los etarras, hasta buscar el apoyo de los jueces para que no sean duros con ellos; desde buscar la complicidad al líder de la oposición, hasta clavarle, al día siguiente, un cuchillo por la espalda desdiciéndose de lo dicho; desde buscar la complicidad de la ATV hasta rebajarla a la categoría de desleales con España; desde negociar de tapadillo con la ETA hasta afirmar rotundamente que no se negociaba con ella; desde ignorar las barbaridades de la Kale Borroca hasta apoyar a Otegui; desde… la lista de ofensas a la inteligencia de los españoles es tan larga que, por si sola, si la población de nuestro país no estuviera tan adormecida, hubiera sido suficiente para que hiciera tiempo que lo hubieran defenestrado.

Un Zapatero tenso, nervioso; a ratos, irritado y, a ratos, balbuceante; ha sido incapaz de contrarrestrar el sólido discurso de Rajoy. Se le pedía que informara a la asamblea de lo que había hecho durante los años de negociación, y él se salía por los cerros de Úbeda hablando de la falta de apoyo del PP; se le pedía que plantease su proyecto de futuro, y él se volvía hacia el pasado para hablar de Aznar y la tregua trampa que acabó en fracaso ¡porque Aznar los mandó al carajo! No fue capaz, en toda su larga intervención, de contestar ni a una sola de las cuestiones que se le propusieron y, sin embargo, se presentó como la Caperucita Roja a la que el Lobo de la oposición se quería comer. Y es que, cuando se argumenta con la razón en el bolsillo, la energía y firmeza con la que el señor Rajoy afrontó la sesión, las marrullerías, las artimañas y las simplezas del señor Presidente resultaron, es penoso tener que decirlo, verdaderamente ¡patéticas!

Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris