Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

La Guardia Civil de Zapatero

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
martes, 23 de enero de 2007, 21:04 h (CET)
Muchos ciudadanos han identificado a la Guardia Civil con el Franquismo y la represión consiguiente sin saber que faltó muy poco para que el Dictador firmase el decreto de su extinción. La Guardia Civil siempre se mantuvo leal a todos los Gobiernos bajo los que sirvió, incluido el Gobierno de la II República, aguantando siempre carros y carretas... hasta que llegó Zapatero.

Como todos los españoles yo crecí viendo los inolvidables tricornios de los guardias civiles por todas partes. Mis recuerdos de infancia conllevan inevitablemente recuerdos de uniformes verdes y tricornios. En la estación de mi pueblo, en el campo de fútbol, en las carreteras, en los paseos nocturnos en pos de alguna novia esquiva.... Y los cuarteles, las casas cuartel, Señor, qué casas, cuántas veces dejadas de la mano de Dios, deterioradas, envejecidas, tercermundistas.... A veces uno se asombraba al ver en qué condiciones habían de ejercer su labor algunos de ellos, y vivir allí....

Siempre firmes, siempre guardias civiles, siempre al servicio del Gobierno.... hasta que llegó Zapatero, al que se le han empezado a poner enfermos cuarteles enteros, decenas de guardias civiles de bajas sicológicas contra Zapatero, su gobierno y sus promesas incumplidas. La disciplina de la Guardia Civil llegó hasta la sumisión, el cabo jefe de puesto era el rey del pequeño mundo en el que no había mayor autoridad que él. Pero él a su vez debía disciplina al inmediato superior en el escalafón, y así hasta llegar al Ministro del Interior y el Presidente del Gobierno... hasta que llegó Zapatero, el primer presidente de al que le montan un espectáculo como el del otro día en la plaza Mayor de Madrid. “Zapatero, embustero” le gritaban miles de guardias uniformados, pero Zapatero tampoco estaba allí para escucharlo, como tampoco estuvo en la T4 para oír los lamentos del pueblo bombardeado.

Zapatero no estaba en Doñana en esta ocasión pero qué más da dónde estuviera, tampoco en esta ocasión estaba allí donde se reclamaba su acción.

Zapatero y sus ministros de Interior han echado a la calle a estos hombres a base de promesas incumplidas. En principio están apoyados por otros sindicatos policiales y hasta por los grandes sindicatos generales. Pero habrá que ver hasta qué punto se mantienen esos apoyos, a los grandes generales se les han encogido los galones y esperan ansiosos que se reprima tamaño libertinaje guardiacivilesco a base de abrir expediente a todo bicho viviente que sea identificado. Al alto mando, que ha pedido medidas excepcionales, no le gusta nada tanto ambiente libertino, posiblemente piensen algo así como: “Nosotros lo pasamos, ahora os toca a vosotros”, cualquier cosa antes que democratizar el Cuerpo. Pero me surge una pregunta.... El servicio de información de la Guardia Civil, que tiene que dar los primeros pasos para abrir esos expedientes... ¿no está formado también por compañeros guardias civiles? ¿Alfredo Pérez Rubalcaba va a enfrentar a los guardias civiles entre sí?

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris