Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Un monumento a las prostitutas

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
martes, 23 de enero de 2007, 21:02 h (CET)
Una estatua de bronce “en honor a las prostitutas del mundo”, se levantarà en el barrio rojo de Amsterdam, según una nota de la agencia Reuters. Su promotora nos explica el motivo: “en muchos paises, las prostitutas pasan difiicultades y la gente no tiene en absoluto respeto por ellas”. ¿Se trata de reivindicar a este “oficio” –conocido como “el más antiguo del mundo”- y a quienes lo ejercen? ¿De un acto de reconocimiento?

Esto me recuerda que, años atrás, paseando por Barcelona con un conocido escritor y Premio Planeta, a la vista de un unas atractivas mujeres de la vida, que “hacian la calle”, me comentó para mi sorpresa: “Estas chicas salvan a muchos matrimonios de la ruptura, salvan la institución matrimonial; en ellas, aunque sea artificial y pasajero, no pocos maridos encuentran el cariño, la comprensión y la satisfacción que no les dan, o no les pueden dar, sus mujeres; y así va tirando su matrimonio, no forzosamente carente de amor, sin romperse y sin perjudicar a los hijos. Y también muchos hombres, de condición muy diversa, encuentran consuelo efímero a sus preocupaciones, decepciones o desgracias que les depara la dureza de su vida”. Este razonamiento –tan simple como crudo-, de un conocedor de los barrios bajos de la ciudad, además de sorprenderme, me hizo caer en la cuenta de que tal vez merecía alguna reflexión.

La prostitución es una lacra social, que humilla a las mujeres, y es un desprecio a los derechos humanos de las personas que, contra su voluntad, se ven en esta vergonzosa situcación. Pero, pese a ello, en ningún país y en ninguna época, se ha logrado erradicarla. ¿Por qiué?
De reconocer esta realidad a erigirle un monumento público, una estatua de bronce, hay un gran trecho. Pero esta notícia sin duda llamará fuertemente la atención. Serán muchos los que se escandalizarán, los que se reasgarán las vestiduras., los que podrán el grito en el cielo. Tanto conservadores como, principalmente, progresistas. Pero pocos, o nadie, irán al fondo de la questión. Y los que se atrevan, ruborizados , quizás se callen o nos larguen un discurso retórico o hipócrita.

Porque mientras se sigue persiguiendo, propagadísticamente, y más o menos inutilmente o de boquilla, la prostitución facil y callejera, en las páginas de diarios, revistas, internet y en canales de televisión, continua un escandaloso mercadeo de mujeres –con todo lujo de fotos y detalle de precios-, que nadie denuncia abiertamente. Entre otras razones, porque son las páginas que más ingresos representan proporcionalmente a muchos de estos medios de comunicación, algunos muy potentes. ¿Y quién se atreve con ellos?

En este asunto, hay muchas varas de medir y mucha hipocresía. No es para aplaudir que en Amsterdam se levante un monumento, pero esta notícia debiera hacernos pensar, ser más sinceros, y afrontar el tema con más honestidad y valentía. Detrás de todo ello hay una gran carga de problemas sociales, psicológicos y emocionales, con realidades complejas y culpabilidades compartidas. No se arregla con simples acusaciones y represiones –con frecuencia, de cara a la galería- a unas desafortunadas mujeres que tienen la desgracia de garnarse cuatro perras vendiendo ilusión y consuelo fáciles de la forma que saben o como pueden. Esa estatua de bronce, que se inaugurará en marzo, constituye una dura y descarada interpelación a todos. Lo más facil es escandalizarse y condenar. No lo más realista y honesto.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris