Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Dos divisiones, un mandamiento verdadero

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 22 de enero de 2007, 18:28 h (CET)
La reiterada equivalencia de accidente con atentado terrorista que hace Zapatero y denunciada por los presidentes populares de CC.AA., podría ser consecuencia del dicho matrimonial cuando se quiere que uno de ellos esté a favor de algo: dos que se acuestan en la misma cama piensan lo mismo. Zapatero tiene tan asumido el lenguaje "etabatasunés" que a nadie debería ser extraño la utilización de palabras como conflicto, territorialidad, represión, paz, derecho a decidir, accidentes y la variopinta jerga anexa. Mas relevante que eso resulta el multicolor estampado de banderas autonómicas para despreciar la palabra de los presidentes: ante la alusión de Ramón Luis Valcárcel a este "equívoco" del accidente y la propuesta de rechazo total a ETA, el presidente Zapatero como quien oye llover ni responde y lanza su monolítico discurso.

Si el atentado de la T-4 apuntala el cuarteamiento del espíritu de Ermua, lo que sí pone en solfa es el fantasma del Tinell. Continúa en Cataluña el mismo tripartito que lo fundó, esta vez con fachada menos estridente pero con la misma marca radical registrada (okupas, expropiación de pisos, multas al castellano y normalización lingüística, desarrollo nacional estatutario,...). Por eso el proyecto Zapatero más que la anécdota del "accidente" es el distanciamiento entre regiones que supone división territorial; y la división entre españoles con el primer paso de marginar a la voz política (PP) de la mitad de los españoles, para lo que necesita aglutinar socialistas, radicales, nacionalistas e incluso los que apoyan a los terroristas. Dos divisiones, un mandamiento verdadero es el que impone este Gobierno para la perpetuación de su régimen. Ubicado en Europa no es tan fácil este peculiar modelo chaveriano, pero que nadie se confunda cuando dicen que el actual presidente del Gobierno no tiene programa de Estado. Sólo es necesario proyectar luz ante su ocultismo para pronto -mejor mañana que pasado- decidir en la urnas, si es eso lo que todos queremos para España.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris