Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:  

Tramas estraperlistas

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 21 de enero de 2007, 07:03 h (CET)
"Fijaos en el monstruo fijaos / cuan difícil es definir exactamente qué / hay de monstruosidad en esa / apariencia ordinaria...". Ted Hughes. The Hawk in the Rain.

Cuentan y no acaban los anales, describen entretenidas historietas de corruptelas y abusos; empequeñecidas y caricaturescas al confrontarlas con los avatares al uso en estos tiempos tan modernos. Demostradas por las narraciones históricas y vista su generalización, quizá habrá que promulgar un nueva "Derecho Humano", el de la CORRUPCIÓN; vista su práctica intensiva, por lo menos que sea bien reconocida ¿Para todos?

Una de esas historietas se convirtió con el tiempo en edulcorada, minúscula y casi humorística; me refiero a la famosa aventura de Strauss y Perl en 1934. Con la venturosa honra añadida de dar origen a un nuevo vocablo, E STRA-PERL O. No faltaba de nada para la catalogación del fenómeno. La parafernalia del espectáculo y la fanfarria estuvo presente con una fastuosa velada de boxeo, con varios combates simultáneos y el combate estelar Max Schmeling - Paulino Uzcudun, por todo lo alto. En acción unos promotores de centroeuropa, Strauss y Perl. Encomiable labor de gestión promoviendo la venida de todo un ex-campeón mundial a España. ¡Qué maravilla! ¿Para qué hurgar en el trasfondo de todo ello?

Distraidos y con el juego prohibido legalmente, se les coló toda la instalación de un casino en San Sebastián. Fue empezar los truenos y los relámpagos se despepitaban desde cualquier factura descubierta, por investigaciones o por la enorme energía desplegada por don dinero. Recibos y cheques casuales -¡Aún no se utilizaban los sacos!- en los bolsillos más insospechados, desde Uzcudun a los Lerroux hubo variados receptores, con porcentajes distintos, detallados según su grado de implicación. Hasta se habla de la utilización política, activando bajo mano las trapisondas, involucrando a los Azaña y Prieto. Como vemos no faltaba ningún ingrediente.

Aquellas eran técnicas minuciosas de UNTADO, de cuidadosa elaboración; no más tiene uno que releer los listados remitidos por el propio Strauss a Alcalá Zamora, con datos y porcentajes ajustados a cada implicado. Eso sí, después del montaje de todo ese tinglado, el derrumbamiento del sombrajo resulta deprimente para los organizadores; en plena frustración, el espabilado judío holandés reclamaba al gobierno por daños y perjuicios. Eso de las triquiñuelas da para prolongar la brecha, con un poco más de precisión hubieran llegado a toda una indemnización en regla por parte del Estado.

Hay que contar necesariamente con los COLABORADORES, directos o colaterales. Estaremos ante un grado menor de pringue, organizadores de viajes, famosos deportistas o artistas, suministradores, o simplemente, profesionales necesarios. En este apartado no se pasa de una participación desde la proximidad ¿Ajenos al trasunto? Pueden alegar desconocimiento o bien una neutralidad sin tacha. Sin embargo, los tentáculos de una posible colaboración son de largo y poderoso alcance, intrincados, entrando en terrenos más que resbaladizos, enfangados.

Emerge con fuerza la figura de los SILENCIOS ÚTILES, esa gran cantidad de adláteres que, conscientes o no, se limitan a la contemplación irónica de los manejos, mitad políticos y mitad económicos; hasta puede haber otra mitad para mejorar el espectáculo y otra mitad para ayudas a los familiares, debido a que las mitades proliferan desde esos pozos sin fondo. No es creíble como hechos de gran calibre pasan desapercibidos a los allegados, diferentes pasos intermedios, hasta llegar a los legisladores. Más bien, se busca una cabeza de turco, con ella se consigue una fina capa de opacidad sobre el resto de beneficiados. En la medida de su alejamiento, la gente común no tiene fácil acceso a los pormenores. Así se apaga el rescoldo, con un silencio cómplice.

¿Qué forma de estraperlo genera ese mercadeo con los PRODUCTOS AGRÍCOLAS? El agricultor se lamenta, el consumidor paga muy bien y apenas se comenta nada más. ¿Cómo puede entenderse el pago tan racano a los productores que se completa con la esquilmación a los compradores finales del producto? Unos 0.03 euros en origen pueden costar con facilidad 3 ó 4 euros al final del proceso. ¡Esa multiplicación por 100 ó más no tiene justificación lógica! ¿Dónde se desperdician esas cantidades? ¡Las tuberías tienen demasiadas fugas! No obstante y volviendo a las complacencias, ¿Cómo no se reacciona con una venta más directa? ¿Cómo llamaremos a esto? La cesta de la compra es un fiel reflejo de estas circunstancias, entre legalismos y ocultamientos se esfumaron los dineros.

Vienen apareciendo publicaciones con referencias a una tendencia macroeconómica preocupante, reflejan una progresiva disminución del porcentaje dinerario dedicado a los SALARIOS, con la consiguiente réplica complementaria del incremento en el montante económico global, para todo lo demás, necesidades o despropósitos. Otra manera de desviar la circulación. Huele a otro estraperlo más refinado, y son muchos, esta vez evitando la sobrecarga monetaria a los trabajadores de a pie, para favorecer la boyante gestión en las alturas ocultas.

¿Quién podrá ser el mejor activista para la consecución de una clarificación eficaz? Los encubrimientos, represalias, anonimatos fríos por fuera, fárrago de normas y documentaciones, con una retahila de recovecos interminables; favorecen una ocultación cómoda. Puestos así, se olvida la procedencia de los escesos, toda una extracción injustificada, solapada, desde los bienes sociales. Muchos son los factores de distorsión. Pese a todo, no se aprecia un clamor suficiente por parte de la sociedad para combatir estos desmanes, detecto más bien ese talante contemplativo e irónico, pero poco agresivo y muy acomodaticio.

La bestia crecerá mientras no se le opongan criterios y fuerzas consistentes. Hacen falta clarines informativos insobornables, vitalidad de los grupos sociales, actitudes legislativas valientes y honradas; es decir, muchos requerimientos. Cuando adolecemos de una serie de cualidades contrarias, ¿Defectos?. Decisiva encrucijada para unas reacciones cargadas de imperiosa necesidad.

Mientras tanto, me resultan apropiados unos versos de T.S. Elliot en su poema "El hipopótamo": "El hipopótamo de ancho lomo / descansa la panza en el fango; / aunque nos parezca tan firme / es meramente carne y sangre..."

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris