Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Lapsus y lagunas del Presidente

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
domingo, 21 de enero de 2007, 18:54 h (CET)
Que el Presidente del Gobierno no tenía mucha idea de economía lo supimos por unas palabras reveladoras, cruzadas entre él y Jordi Sevilla y recogidas por unos micrófonos indiscretos en el Congreso de los Diputados. Por otra grabación inoportuna, esta vez recogida sin caballerosidad por el grosero Presidente del la Rioja (grosero por lo que dijo después), supimos que tiene secuestrado el pensamiento por el “Proceso de paz” (Luego veremos cómo, ver “lapsus”). Ahora sabemos también que tiene poca idea de matemáticas, o al menos poca idea de la proporción, puesto que una Organización como Eta-Batasuna, circunscrita a un pequeño territorio de España y con un apoyo contado de unas 150.000 personas, no puede imponer sus deseos a la inmensa mayoría de los españoles aunque tenga detrás un carro de bombas.

No, no puede. Y el Gobierno de España debería saberlo ya, después de su intento fallido de pacificación, en el que los interlocutores fundamentales, como ha quedado expuesto a la luz desgarradora del atentado de Barajas, eran las bombas de Eta, por un lado, y la actitud voluntariosa del Presidente por otro. Es decir, bombas contra deseo infinito de paz. No de libertad, sino de paz. No de justicia, sino de paz. De una paz sometida y humillante, de una paz sin libertad, de una paz que, concebida de esta forma, no quieren la mitad de los vascos ni, por supuesto, la mayoría de los españoles.

Pero el Presidente se empeña en esa actitud de equivocado buenismo, cuyo fracaso se acaba de constatar y que sólo disfrazó con palabras durante unos pocos días. Se empeña en esa actitud, digo, y vuelve por sus fueros con una energía multiplicada (según sus propias palabras), emergente de los cascotes y, al parecer, con socios que hasta ahora había rechazado olímpicamente ¿Para no repartir con ellos los éxitos, si los hubiera? Me refiero al PNV, que tiene la gran habilidad de recoger siempre las nueces. Queda claro por tanto que Zapatero es, además de relativista, tremendamente posibilista y oportunista, como lo fue con Artur Mas cuando no hace mucho tiempo se repartieron el manto de la noche, es decir, la nocturnidad, es decir, la capa. Y con ella el acuerdo de Financiación, por el que las infraestructuras de Cataluña recibirán un aldabonazo importante que ha sido convenientemente blindado en el Estatut, aunque las comunidades más pobres se mueran de necesidad. Es la famosa asimetría de Maragall, que si bien fue jubilado a traición por Zapatero, supo poner a tiempo su particular pica en Flandes. Y su corona en Israel, cosa que los judíos no olvidan ni perdonan.

El resto de los partidos que les acompañan, algunos con un marcado silencio, aunque también con sus votos de boicot parlamentario a las propuestas anti-ETA del PP, lo hacen para aprovecharse de las nueces del PNV, que llevan mucho lastre, y de lo que puedan arañar por sí mismos por el camino. Es inquietante que el Gobierno, apoyado por socios claramente separatistas, ninguneen a diez millones de españoles, que son los que votan al PP, y a otros ciudadanos que, como yo, ni somos del PP ni lo votamos, pero nos horrorizamos ante semejante actitud de Zapatero y del PSOE. No se puede privar a los ciudadanos del debate de estas propuestas o de otras cualesquiera que lleve al Parlamento cualquier otro partido. Porque eso no es democracia deliberativa, Señor Zapatero, eso es obstruccionismo con vocación de dictadura.

El lapsus
A Zapatero le ha traicionado el subconsciente. Con un lapsus. Es decir, que la dura realidad del atentado del 30-D, con todo su estruendo, con todo su amasijo de escombros y con toda su carne machacada, parece que no es lo suficientemente viva para mantener en alerta su atención en la pura actualidad. Y al hombre se le escapan las palabras allí donde están realmente sus pensamientos ¿Y dónde están realmente sus pensamientos? ¿En una prolongación de la realidad interrumpida por las bombas? ¿En una realidad que va más allá de las bombas y sólo está en su mente y tal vez en la mente de los nacionalistas y de los terroristas? ¿En el limbo de los justos, que es exactamente la inopia? ¿Tal vez en Babia, que es una famosa población de su provincia? ¿Dónde está usted, señor Zapatero, cuando llama accidentes a lo que son atentados terroríficos? ¿Por qué no llama a las cosas por su nombre? ¿Para que no se ofendan sus sanguinarios interlocutores? ¿Cree usted que con ello saca alguna ventaja cuando los interlocutores son terroristas? Y en caso de sacarla, ¿en beneficio de quién, de la paz, de la sociedad, de sus propios resultados electorales? ¿Cómo fiarse de usted en el futuro si utiliza semejantes eufemismos estando tan cercana la sangre, tan recientes los muertos?

Claro que, por lo que ahora se va viendo (y por lo ya oído otras veces), siempre cabe la interpretación de que no fuera exactamente un lapsus lo que salió de su boca, sino una especie de telegrama que el Presidente del Gobierno, en un momento tan trágico para los españoles, ha querido enviar a los autores de la masacre, y cuyo mensaje sería : esto ha estado muy mal. Stop. Pero yo sigo…Porque, como ya nos advirtió oportunamente, el camino hacia la paz será “duro, largo y difícil”. Y ya se ha visto que sigue, y sigue, y sigue…, como el muñeco de Duracell ¿Qué importa que la autorización que le otorgó el Parlamento haya saltado por los aires con los cascotes, si él puede vetar y boicotear las propuestas de la oposición? Pues mire usted, de este boicot ha nacido este artículo, como habrán nacido otros muchos. Y, si se empeña en mantenerlo, como parece, nacerán muchísimos más, incluso de gente que ni sospecha. Porque ése no es el encargo que ustedes han recibido de los electores.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris