Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Apocalypto

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
domingo, 21 de enero de 2007, 18:54 h (CET)
No se precisa ser crítico especializado para apreciar la calidad de una película. Hasta un corriente espectador puede saborear la belleza, técnica y mensaje encerrado en un filme, así como la mediocridad o bazofia de otro, en el que han tratado de darle gato por liebre.

No es novedoso afirmar que el director, actor, escritor y productor australiano Mel Gibson es uno de los registas que no defraudan al espectador. Su última película Apocalypto es un filme singular que deja sin respiro a la gente y produce una impresión imborrable con el regusto de haber visto una obra que merecía la pena.

Tras sus dos geniales, rentables y premiadas cintas “Braveheart” (1995) y “La pasión de Cristo”(2004), la reciente “Apocalypto” le sitúa, por méritos propios, en la más alta cota de celebridad, frente a los que discutían ser uno de los cineastas más grandes de todos los tiempos.

He leído y oído a varios críticos profesionales en la materia y coinciden en juzgarla como una obra maestra. Es cierto, que tiene escenas violentísimas al relatar las costumbres cruentas de los mayas, pero en nada contradice la realidad existente, según expertos arqueólogos e historiadores de la cultura maya.

Además de sus indiscutibles valores cinematográficos y la tensión emocional y espectacular que no decrece un solo momento, la cinta trasmite un estupendo mensaje simbólico-como final esperanzador – al aparecer las naves españolas en las costas mexicanas.

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris